Instituto Cultural Cabañas, salón de eventos privados y para funcionarios

Por: Saúl Justino Prieto Mendoza  (@JPMSaul)

Funcionarios y empresarios han salido borrachos durante la madrugada del Instituto Cultural Cabañas (ICC), y algunos de ellos sin pagar la renta del espacio. La práctica se ha repetido durante años ya que personal de los tres niveles de Gobierno aprovechan el edificio, Patrimonio Cultural de la Humanidad según la UNESCO, como un salón de eventos.

De acuerdo al mismo organismo que administra la instalación, en el 2014 uno de cada tres eventos fueron comidas, cenas, cocteles o reuniones nocturnas. Varios organizados por dependencias del Gobierno del Estado como el Despacho del Gobernador.

Haz clic aquí para consultar el Reglamento para el uso de los espacios del Hospicio Cabañas, sede del Instituto Cultural Cabañas

Haz clic aquí para consultar el Reglamento para el uso de los espacios del Hospicio Cabañas, sede del Instituto Cultural Cabañas

Ex trabajadores del Instituto fueron testigos de los excesos y el maltrato que sufrió el edificio tras los eventos. “Fernando”, quien prefirió guardar el anonimato para evitar represalias, cuenta que el Patio de Artes Populares, uno de los 23 espacios del Cabañas, fue utilizado para asar pollos, una actividad prohibida en el reglamento del ICC.

Añade que en algunas cenas se contratan artistas que convierten los patios y capillas en pistas de baile hasta entrada la madrugada.

Otro ex empleado de administración platica que el cobro de renta del espacio se hacía discrecionalmente, en especial para las entidades gubernamentales: “Se manejaba a nivel cupular. La Secretaría de Cultura y ellos nos daban la instrucción. No podíamos ir en contra de ello”. De hecho, no está plasmado en ningún reglamento exentar del pago a funcionarios públicos, pero la directora del organismo y el gobernador pueden decidir cuánto cobrar por evento.

El Gobierno siempre ha visto al Cabañas como un salón de eventos. No ha habido el menor respeto la conciencia de que es un patrimonio de la humanidad”, lamenta otra ex servidora del organismo.

Una empresa que dice organizar eventos sociales ofrece sus servicios en internet usando esa foto del interior del Cabañas. Foto: http://www.vivanuncios.com.mx/u-anuncios-del-vendedor/esequiel2004/v1u101854547p1

Una empresa que dice organizar eventos sociales ofrece sus servicios en internet usando esa foto del interior del Cabañas. Foto: http://www.vivanuncios.com.mx/u-anuncios-del-vendedor/esequiel2004/v1u101854547p1

El último evento en realizarse fue el del empresario Jorge Vergara, quien celebró su cumpleaños en el Patio Mayor, detrás de la Capilla Mayor donde están los murales pintados por José Clemente Orozco. La celebración fue amenizada por un concierto de Emmanuel y Mijares, para el cual se instaló una enorme estructura al borde de los pilares del ICC.

cabañas 1

Cabañas engalanado por festejo de Jorge Vergara. Foto: Revista Caras

Además de obstruir el paso de turistas y visitantes, algunos retirados del lugar por el personal de seguridad del evento, la realización del concierto superó los decibeles permitidos al interior del Cabañas para conservar los murales. Durante un recital se pueden alcanzar 110 decibeles, de acuerdo al Departamento Salud de Estados Unidos, el límite en el Instituto son 80.

En Instagram presumieron el concierto: http://is.gd/ZBjZLL La celebración también se publicitó en la Revista Caras.

 El “Cabañas” necesita rentarse para poder conservarlo: Myriam Vachez

La secretaria de Cultura de Jalisco, Myriam Vachez Plagnol, reconoce que las necesidades del Instituto son mayores a los de otros edificios culturales por lo que “le viene muy bien la renta. Su mantenimiento nace de la renta de los espacios y las entradas”.

Vachez Plagnol acepta que los funcionarios públicos sólo cubren el gasto de operación de sus eventos, como la vigilancia y limpieza.

Sobre las rentas privadas afirma que el organismo tiene la orden estricta de cobrar todos, “así la solicitud venga de algún secretario de Estado o del gobernador”.

La directora de dicho espacio cultural, Olga Ramírez, había accedido a una entrevista, pero minutos antes la canceló sin reagendarla.

Datos del Instituto, obtenidos vía Ley de Transparencia, indican que de mil 091 peticiones de uso de 2010 a la fecha, sólo se pagaron 310. En los últimos cuatro años, el Cabañas ha recopilado 21.1 millones de pesos, que representa un año de su presupuesto total. Usos privados como grabación de programas televisivos y videos musicales se realizaron gratuitamente.

El Instituto recibe un presupuesto de 17 millones de pesos parte del Gobierno del Estado, que apenas alcanza para cubrir la nómina de 20 millones anuales.

El mantenimiento de este espacio cultural depende de los recursos extraordinarios que produzca, por eso la renta de las instalaciones se convirtió en su fuente principal de financiamiento; sin embargo, desde el año 2012 a la fecha tan sólo se han cobrado la tercera parte de los eventos que se han organizado dentro del antiguo Hospicio.

En los últimos tres años, el ICC ha reunido poco más de 16.1 millones de pesos por rentas, apenas el 21 por ciento del presupuesto total que el gobierno de la entidad designó al cabañas en ese periodo (76.4 millones de pesos).

Para los encargados de administrar el lugar, la prioridad es el pago de los 109 trabajadores que hay en la nómina. Para el pago anual de su sueldo, en 2014, invirtieron 20 de los 24 millones de pesos.

También dan mayor importancia a la limpieza, vigilancia, fletes, pago de manutención de las computadoras y aparatos electrónicos.

Hasta el final de las prioridades se deja la restauración de este lugar con 23 mil metros cuadrados de superficie, construido en el siglo XIX.

De 2012 a la fecha, se han registrado 499 autorizaciones de renta del edificio, pero solamente pagaron 213, de acuerdo a datos del ICC.

Para organizar un evento en el Patio Mayor se deben pagar 160 mil pesos. Para la Capilla Tolsá son 60 mil. Otro sitio de los más caros es el Patio de los Naranjos, que cuesta 80 mil pesos.

Pero de nada sirven si el uso que le dan funcionarios públicos, artistas y empresarios no se paga.

Según el ICC, en 2014, de 40 ocasiones en que los tres niveles de Gobierno e integrantes del Poder Legislativo usaron al Cabañas el año pasado, sólo pagaron 13. Esto representó 453 mil pesos. Mientras, de 67 autorizaciones para entidades privadas, se cobraron 25, es decir, ingresó un millón 108 mil pesos.

El Tabulador de Uso y Operación de Espacios, que rige el precio de la renta, la presidenta del Consejo del ICC y el gobernador tienen la facultad de autorizar eventos sin costo o costo de operación.

A diferencia de los otros edificios bajo la administración de la Secretaría de Cultura Jalisco, los recursos que produzca el ICC se quedan ahí, confirma el Director de Recursos Materiales y Mantenimiento de la dependencia Mario Vargas Saldaña: “El espacio permite que se rente. Lo que ellos lo recaudan por este concepto sí se queda con ellos”.

Por su parte, la titular de la Secretaría, Myriam Vachez Plagnol, califica como enorme el cuidado que requiere el Cabañas. Por ello cada año buscan presupuesto a nivel federal para cuidar el edificio. Uno de los programas a los que han accedido, es el de Apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados, con el cual consiguieron recursos para restaurar la Capilla Mayor del ex Hospicio.

Sobre el cobro diferenciado, la secretaria Vachez Plagnol asegura que no hay un criterio desigual en el cobro de las rentas: “Tenemos una orden, no hay concesiones salvo los eventos de instituciones públicas, respecto a los privados se cobran todos. Llámense particulares o empresas”.

El Reglamento del ICC permite la organización de cualquier evento, excepto bodas, ya que estos festejos podrían generar altos niveles de decibeles que afectarían al edificio, explica la funcionaria estatal.

En este link puede ver la base de datos con todos los eventos realizados en el ICC: http://is.gd/7QgmoA

cabac3b1as 1

A sacar borrachos del Patrimonio de la Humanidad

“Yo pagué”, exclamó un personaje en medio del Patio de los Naranjos del Instituto Cultural Cabañas con mucho alcohol en la sangre a altas horas de la madrugada.  Como pudo, “Fernando”, ex trabajador del organismo, lo sacó de las instalaciones.

El embriagado era un empleado de una empresa que rentó el recinto. Las compañías y autoridades gubernamentales utilizan al Patrimonio Cultural de la Humanidad “como si fuera un casino”, dice Fernando: “Ha aguantado tanto, que espero que aguante más años”.

Recuerda a presidentes de la República que se adueñaban del espacio sin consultar a nadie, clavando postes en el piso para instalar toldos y acondicionando los patios para la comodidad de los titulares del Ejecutivo: “El asunto es lucirse y decir `estoy en el edifico con los murales de Orozco´. Somos pocos los que conocemos bien al Cabañas, aunque los que rentan estén trajeados desconocen dónde están pisando. No les importa si los decibeles agrietan los murales o los muros o si maltratan las paredes clavando cosas”.

Además, los mismos visitantes salen perdiendo. Empresas como Televisa y TV Azteca han realizado grabaciones al interior del Instituto, sin pagar un sólo peso.

El cantante Julión Álvarez grabó un video musical en el Patio de los Naranjos gratuitamente en enero de 2011, un sitio que tiene un costo de renta de 80 mil pesos. Artistas como Yuri tuvieron un concierto privado a pesar de la limitación de los decibeles dentro del sitio. En esos casos, el ex Hospicio permanece cerrado para los visitantes, confirma el ex trabajador.

En contraste, por ejemplo, el Ayuntamiento de Zapopan pagó 1.5 millones de pesos al cantante Julión Álvarez con el fin ofrecer un concierto más en la ciudad para los graduados del programa Jóvenes con Porvenir.

<i>por <a href=”http://www.dailymotion.com/EriksCorporations&#8221;

Otro antiguo empleado del ICC, “Moisés”, confirma que a Julión Álvarez no se le cobró debido a que el video era promoción del edificio: “Había actividades que no se pagaban porque llegaban solicitadas vía Secretaría de Cultura o Relaciones Públicas de Gobierno del Estado”.

La condición era que cuidaran el edificio, pero las recomendaciones eran desatendidas al instalar la infraestructura necesaria para los eventos, ya que en los montajes dañaban las pilastras de cantera del siglo XIX, que no se pueden reponer.

Moisés afirma que gracias a las auditorías realizadas por la Contraloría se obligó a las entidades públicas a pagar, cuando menos, la cuota mínima de gastos de operación.

Un tercer ex trabajador del organismo, recuerda que apenas podían cobrar los gastos de operación y de horas extra de los empleados que representaba de 10 mil a 15 mil pesos.

El mismo gobernador Aristóteles Sandoval ha estado acompañado por el artista en eventos públicos, verbigracia, un partido del equipo de béisbol Charros de Jalisco 

gobernadoraristotelesyjulionalvarez.jpg_810847727

Foto: debate.com.mx

Y en lugar de cuadros o pinturas, las paredes se han llenado de aceite, cochambre y humo por los banquetes que se han preparado al interior, según cuenta el entrevistado, en 2008 decenas de kilos de chorizo se asaron en uno de los patios.

El ex empleado aclara que no está en contra de que se hagan eventos mientras se pague, porque el único que pierde es el Cabañas: “El edificio tiene una dignidad que debe respetarse y no atropellarse cada media hora”.

Ya en este año se presenta otra polémica por el vídeo de Gerardo Ortiz “Fuiste mía”, en el cual, además de que la historia de la grabación presenta el asesinato de una mujer, también tiene la participación de supuestas patrullas de la Policía de Zapopan.

Además, el vídeo se realizó en una casa asegurada en días anteriores por la Fiscalía General del Estado; aunque ésta última desmintió el hecho.

tuit

Se buscó entrevista con la directora del ICC desde hace meses, pero no fue concedida en su momento. Esta semana se solicitó de nuevo pero los funcionarios están de vacaciones y regresan el lunes 4 de abril. Hasta entonces se tendrá la versión de esas autoridades

Visión mercantil es grave para la cultura

Rentar los edificios culturales para fines privados y la visión mercantil que el Gobierno les da, por ejemplo, al Instituto Cultural Cabañas, “hace daño a todos”, analiza el arquitecto Carlos Petersen Farah: “Nadie le ha dicho al gobernador ni a nadie que el dinero que damos como sociedad para el Instituto Cultural Cabañas puede utilizarlo para un fin propio. La vocación del Cabañas es fortalecer la obra de José Clemente Orozco”.

Expone que hay muchas otras posibilidades para recaudar fondos, una de ellas es a través de una fundación que se dedique a la captación de recursos y difusión de la cultura, “que no tienen que estar haciendo cenitas”. Acota que el uso privado de zonas públicas lo que más ha afectado a la nación.

Petersen Farah observa que no se trata de una regulación adecuada de estos eventos, sino una prohibición de cualquier evento privado: “No es posible que el Cabañas, como patrimonio de la humanidad, sea intervenido por gente que no tienen ningún conocimiento del cuidado que debe tener el edificio. La intervención puede dañar de una manera irremediable la finca”.

Te invitamos a debatir sobre el tema en Twitter:

Anuncios