¿Cómo hacer un periodismo de calidad en Jalisco?

Los periodistas Sergio René de Dios Corona y Gabriel Orihuela explican algunas estrategias dentro de la clausura de las VI Jornadas de Periodismo del Centro Universitario de la Ciénega de la Universidad de Guadalajara.

Por: Alejandra Pedroza Marchena

Fotografías: Alma Gómez

Los periodistas Gabriel Orihuela, Sergio René de Dios Corona y Héctor Farina Ojeda

Un crujido que retumba en la sala anuncia el comienzo de la ponencia.  Es el micrófono que se enciende y amplifica las expresiones de quienes se reúnen el primer viernes de mayo, con el fin de reflexionar  los retos que enfrenta el periodismo jalisciense para desempeñarse con eficacia.

El sonido se vuelve más tenue al tiempo que suenan en la sala las voces de los periodistas Sergio René de Dios Corona y Gabriel Orihuela. Sus palabras coinciden al remarcar que una de las barreras que enfrenta el periodismo en este estado es el hecho de basarse en declaraciones y emitir la información casi transcrita, sin analizar y poner en relieve los datos que se reciben.

Héctor Farina, Coordinador de la Licenciatura en Periodismo en el Cuciénega, habla de inseguridad y bajos salarios como desalentadores en el periodismo latinoamericano

Héctor Farina, coordinador de la Licenciatura en Periodismo en el Cuciénega, habla de inseguridad y bajos salarios como desalentadores en el periodismo latinoamericano

El micrófono lo sostiene Héctor Farina Ojeda, coordinador de la Licenciatura en Periodismo en el Centro Universitario de la Ciénega (CUCI), quien modera  la mesa y lee el contexto del oficio hoy en día: el periodista latinoamericano debe enfrentar imposibilidades en cuanto a su seguridad, así como a salarios bajos, y simultáneamente, no debe perder la pro actividad de alguien que tiene la responsabilidad de informar.  La pregunta es: ¿Cómo?.

El crujido se vuelve reaparece y ahora suena porque el micrófono se pasea hacia los ponentes que, están invitados a conducir el análisis de universitarios y académicos reunidos en Ocotlán, Jalisco.

Toma la palabra Gabriel Orihuela, quien se ha desempeñado tanto en el ámbito periodístico como universitario,  y es precisamente,  poniendo en comparativa a estos dos ámbitos como abre su discurso. Explica el requerimiento de volver a los modelos básicos que aprende el periodista, a lo que se revisa en el aula y queda en letras cuando en la práctica se olvida, ello para mejorar el desempeño del oficio.

 Tener la humildad suficiente para reconocer que tú no eres el experto”, es otro ingrediente del periodismo de calidad que Orihuela propone, y aunque un tanto contrarias, como el lo notifica, el periodista también incluye la recomendación  de especializarse en un tema. Retando el ánimo de los presentes, habla de la importancia de las matemáticas para los periodistas y la obligada capacidad de análisis numérico que se requiere para hablar con la verdad. Los gestos los apacigua al finalizar con una frase que se le escapa entre sonrisas: “Goza del trabajo”.

“No hay periódicos de calidad en México”, declara Sergio René de Dios al abrir su discurso, mientras entre sus manos embona el micrófono. A éste se dirige el reclamo de la poca habilidad y práctica de los periodistas jaliscienses para investigar. “El periodismo no existe sin investigación”, replica Sergio René y argumenta que muy pocas veces los reporteros generan información nueva.

Tanto Sergio René de Dios, como Gabriel Orihuela coinciden en que el hábito común de los periodistas jaliscienses, se basa en transcribir discursos sin analizar más allá la información

Explica la importancia de saber redactar y comunicarse verbalmente, similar a Orihuela al hablar de los requerimientos básicos que en la práctica se han olvidado.  El periodista le aumenta grados de dificultad a su estrategia cuando expresa  la necesidad actual de que un periodista maneje las tecnologías de la información y la comunicación, debido a la orientación del medio por el periodismo en línea.

La Dra. Cecilia Morquecho, Jefa del Departamento de Comunicación y psicología, toma la palabra para agradecer la respuesta de alumnos y periodistas invitados.

Pareciera que enmarca sus últimas palabras con los gestos que expresa al dirigirse a los estudiantes y periodistas que de frente celebran sus palabras. Advierte que si no se tiene actitud de perseverancia no se podría ejercer el oficio y puntualiza que para disfrutar de él es preciso vivir con sentido del humor.

En la mesa de los panelistas se festeja la clausura de las Jornadas de Periodismo en su sexta edición. La Dra. Cecilia Morquecho, jefa del Departamento de Comunicación y Psicología  agradece la asistencia y la respuesta de los alumnos.  Entre el público, el eco a los agradecimientos resuena entre aplausos y risas. Un micrófono se prende para ellos, quienes ahora tienen el turno de cuestionar y comentar. El otro micrófono, el que habría albergado las palabras que responderían las estrategias para practicar periodismo de calidad en Jalisco, cruje en medio de aplausos cercanos y se apaga.

Atlas: A 60 años del título (segunda parte)

Por: Cesar Huerta

El cuadro rojinegro sabía que la victoria los convertiría en campeones, así que  decidieron cambiar su estrategia para defender el resultado. Fue en ese momento que la figura de Raúl Córdova cobró importancia, pues de manera valerosa, evitó por todos los medios posibles de un arquero, el paso de la pelota  por la línea de gol, resistiendo uno a uno los embates rojiblancos que replegaron al cuadro atlista, obligándolo a defender su portería y salir de vez en cuando al ataque, su mejor valía.

 De esta manera, un clásico contra el Guadalajara fue el marco perfecto para que Atlas se coronara campeón de liga profesional. En la temporada 1950-51, Atlas obtuvo el título con un historial de 15 victorias, 6 derrotas y 4 empates. Hizo 30 puntos, con 44 goles a favor y 23 en contra. Sus mejores anotadores fueron: Adalberto “Dumbo” López con 14, Edwin Cubero con 11, Juan José Novo con 7 y José “Chivo” Mercado con 6.

El fútbol y ella. Foto: Cesar Huerta

 El dato:

“El Atlas es el campeón y nadie que sepa “catar” bien lo que vale y lo que no vale, en el fútbol que popularizaron los ingleses, y que parecen estar olvidando, podrá discutir lo justificado de ese triunfo”, dijo Ricardo del Río, articulista en 1951 de El Informador.

“Lo más difícil del fútbol, para un árbitro, es el castigo de una falta con tiro penal. Y es lo más difícil porque, el solo hecho de ver la falta, así sea todo lo clara que ustedes quieran, no deja satisfechos ni a una parte del público, ni al club castigado.

 El club que sufre el castigo es, en primer lugar, el que más fuertemente arguye que no hubo tal falta. Y así sea todo lo clara que puede ser, el que la cometió se defiende como gato bocarriba diciendo que no lo fue, que el árbitro no vio bien, que la metida de mano no fue intencional, etc.  En el caso de la penal de Raffles hay dos bandos que con igual calor sostienen lo que dicen: los partidarios del Atlas, dicen que la penal fue clarísima; que Raffles metió la mano a la bola, en el área penal. Y, los partidarios del Guadalajara, dicen que tocó la bola, ciertamente, pero que no fue con la mano; que fue con el hombro, con el brazo etc. Con todo, menos con la mano”. Don Detalles, artículo editorial de El Informador en 1951

Los aficionados que hayan visto fútbol en los últimos diez años, veinte, treinta o más, podrán recordar que nunca una penal fue admitida por club alguno, como realmente cometida, y justamente castigada. En cada caso hubo protestas del castigado, gritos, empujones y hasta golpes; todo, pero jamás la aceptación de la falta y el castigo. Ademas no todo el mundo puede ver lo que el árbitro ve, ni viceversa. Hay faltas que vio todo el mundo presente en el campo, menos el árbitro; y hay faltas que sólo vio el árbitro, y nadie más, o cuando menos así lo parece”.

Puedes leer la primera parte de esta crónica aquí…

Atlas: A 60 años del título (Primera parte)

Por: Cesar Huerta

Eran los inicios del fútbol mexicano. Guadalajara, ciudad futbolera por excelencia, estaba catalogada como la metrópoli con más equipos en la liga profesional y mayor producción de jugadores; pero hacía falta lo más importante: un título para demostrar la pasión por el balompié. Atlas había hecho una buena temporada, desplegando un vistoso fútbol, se ganó el favoritismo del público, pues era uno de los cuadros con mayor constancia en la región, tanto así, que fueron nombrados por propios y extraños como “la academia”.

Años atrás se habían coronado en varios torneos como Campeón de Campeones, además de tener un exitoso papel en diversos encuentros contra cuadros provenientes del extranjero. 1950 había sido un buen año para los rojinegros, aunque por un partido de liga no consiguieron el ansiado título, Atlas logró vencer en un juego histórico al invencible River Plate por tres tantos a dos. Tal fue la gallardía del cuadro atlista, que el presidente de la Argentina, Juan Domingo Perón, le envío al club Atlas una réplica  del sable del libertador San Martín.

Un clásico tapatío. Foto: Cesar Huerta

El fútbol de ese entonces era otro. La camiseta y el orgullo valían mucho más que las monedas conseguidas por dedicarse a este deporte profesional. Atlas tenía uno de los mejores equipos de la liga local, siempre destacando su estilo de juego:  tocar y saber pensar con el balón.

Domingo 22 de Abril de 1951, Parque Oblatos

 Ese día las puertas del Parque Oblatos se abrieron desde las 9 de la mañana. Antes del clásico tapatío entre Atlas y el Guadalajara programado a las 12 horas, hubo un juego especial donde jóvenes canteranos de Atlas empataron a dos con los chicos del Cuauhtémoc. Los boletos numerados costaron 5 pesos, en la sombra 3 pesos y a pleno sol un peso con cincuenta centavos.

 En un periódico local, se pronosticaba una pugna tradicional, poco importa el campeonato, lo que está en juego es el orgullo. Dicen, será un partido cerrado, disputado, con velocidad de parte de Chivas, con buen toque y técnica para dominar al adversario por parte de Atlas. Desde la XEHL se narrará el encuentro, una exclusiva deportiva se lee en el comercial de una conocida marca de productos para afeitar.

 Miles asisten al encuentro. Porras de uno y otro bando. Las taquillas están rebosantes de dinero, la entrada, superior a los cuarenta mil pesos. Atlas comandado desde la dirección técnica por Eduardo “Che” Valdatti,  sale a la cancha con el cuadro titular conformado por Raúl Córdova en la portería, Aldrete, Zetter y Órnelas en la defensa; Guillermo del Valle y Novello; Velázquez, Novo en la media cancha, “Dumbo” López, Mercado y Cubero en la delantera.

22 de abril de 1951. Foto: fotolog.com/barra51

 Las crónicas deportivas dicen que en el primer tiempo el joven portero Jaime “tubo” Gómez, intervino de manera importante en la salvación del rebaño. Los rojinegros tuvieron su mejor momento en un disparo de  Novo, pues estuvo a punto de abrir el marcador a los 29 minutos con un tiro al ángulo izquierdo de la portería de Gómez, quien estiró de manera espectacular. El cuadro rojiblanco contestó inmediatamente con un tiro de Balcázar al estrellar el esférico en el travesaño.

 Casi al final, cerca del área el ”Dumbo” López filtró un pase largo para Edwin Cubero, que sin marca alguna, tiró muy en lo alto, fallando el disparo, enviándolo hacía las tribunas.  Durante todo el primer tiempo, Atlas jugó al borde del área contraria, pero una férreo juego defensivo del Guadalajara, desactivó el peligro de las jugadas del cuadro rojinegro.

 En la segunda mitad, cambió el panorama del encuentro. Apenas transcurría el minuto 10 y los rojinegros tenían la oportunidad por medio de una pena máxima de abrir el marcador. En una jugada polémica, el defensa del Guadalajara, Raffles Orozco, quiso despejar un balón dentro del área chica con la cabeza, pero no calculó bien la jugada y la pelota  terminó resbalándose por su hombro.

El árbitro Cuate Salceda marcó el penalti y desde ahí, dio inicio la polémica. Los jugadores de Chivas protestaron frente al silbante, los aficionados arrojaron objetos a la cancha, pero la decisión estaba tomada. Edwin Cubero tomó el esférico, se dirigió al manchón de penalti, colocó el balón, midió distancia y lanzó un disparo certero en el ángulo izquierdo de la portería defendida por el portero Javier Gómez, quien engañado, se lanzó del lado opuesto. ¡Goooool de Atlas!

Continuará…

Documentos obtenidos desde la hemeroteca del periódico El Informador

Puedes consultarlos en:

 http://www.megaupload.com/?d=FAVJ6KHR
 http://www.megaupload.com/?d=G1E0HRCL
  http://www.megaupload.com/?d=7WBLG1A1
 http://www.megaupload.com/?d=AQFX8RTN
 http://www.megaupload.com/?d=L2HNK3WW
 http://www.megaupload.com/?d=I8ZGBSBS

Austin TV, gustosos de tocar para los tapatíos.

De cómo los Austin TV hicieron zapatear a los tapatíos la noche del viernes 9 de abril en el Old Jacks.

Por: Alejandra Pedroza Marchena

La banda defeña admite salir a escena siempre con máscaras. Foto: ondaimagen.com

Las agujetas juegan a moverse como queriendo atrapar luz, su color blanco muta para reflejar al foco más cercano; combinan con las suelas gruesas que retan a la pista y se deslizan con la ligereza de quien improvisa unos buenos pasos.

Es Oiram con su guitarra que aprovecha el escenario y hace que sus tennis conozcan cada rincón. A los lados el resto de la tripulación: Chiosan al frente de los teclados, Rata en el bajo, Totore con una segunda guitarra y Xnayer en la batería; todos con la uniformidad de un traje negro y una máscara con pico arriba y con tal ajuste al rostro que al moverse, da la idea de un Power Ranger o El Santo en acción (como usted guste imaginar). Sobre sus ropas, la estampa de una figura amarilla, que según explicaron al público, es el símbolo de ellos, de Austin TV.

Entre la variedad de intensidades, esta banda del Distrito Federal hace degustar de su rock instrumental. Los espectadores ya han digerido los sonidos de Villabell, Vida Boulevard, Pressive y Vansen Tiger, que abrieron el concierto. El público ahora se moviliza buscando un espacio con buena vista mientras suena una alternancia de piano, cuerdas y batería; al ritmo de ellos se mueven manos, cabezas y sonrisas con suavidad.

Foto: coveralia.com

Se hace una pausa y en lugar de la música es Oiram quien habla, comienza explicando su gusto por compartir en Guadalajara su nuevo disco “Los caballeros del albedrío”. La agrupación platica que el nuevo material está inspirado en sus películas favoritas, de las cuales se extraen frases para el título de las canciones. Oiram concluye exclamando entre agitaciones: ¡Qué padre tocar para un público tan emotivo! y sigue los sonidos.

Los tenis bailadores juegan a deslizarse ahora siguiendo el ritmo de Triller en una versión cocinada que el grupo ofrece a los tapatíos. Luego la fórmula parece combinar requinteos con rasguidos, las teclas de piano con cualquier otro sonido que se pueda emitir desde el sintetizador, pautas lentas o aceleradas que marca el bajo y la gravedad del bombo con el seseo de los platillos. El publico no se aflige, en su mayoría jóvenes, saborean la gama de ritmos y para cada cual tienen un movimiento: las cabezas queriéndose soltar del cuello, las manos compitiendo por llegar más alto, las rodillas dejándose caer mas sin perder postura.

Flores sobre las piedras, Ella no me conoce y Marduk suenan cada una con energía propia. A pesar de las pausas por fallas de sonido, la empatía entre músicos y público no se pierde, es como una especie de emotividad circular donde los que pisan el escenario se estimulan por la reacción del público, y a su vez, la excitación entre los espectadores es causada por los actores musicales.

Foto: elmurorevaindie.blogspot.com

Oiram aprovecha su espacio y se comparte al público. Esos tenis de agujetas blancas se pasean por el andador del escenario. Les da la palma en señal de “chócala” y en una de esas les acerca la guitarra para que toquen, ellos toman la oportunidad con rasquidos desordenados.

“No se hagan mensos, trabajen por lo que quieren” habría sido el último mensaje de la banda si no es porque el sonido del bajo falló, entonces intervienen ahora para disculparse y pedir más tiempo.

Los ajustes necesarios se han hecho, se despiden con su Caballero del Alberdrío que cada segundo sube más de intensidad. Así la mantienen y los espectadores responden con bailes, gritos y aplausos. El final se alarga, las aclamaciones no se enfadan. De uno en uno dejan su instrumento y se retiran de el escenario, Oiram, Chiosan, Rata, Totore y Xnayer despiden a Guadalajara en el apogeo de la noche, las ovaciones llegan al clímax y derrumban, literalmente, la batería.

Foto: cambio.com.co

Incrementa la compra de programas informáticos ilegales

Por: Sofía L. Bejarano

“En México, por cada 100 dólares vendidos de programas legales para computadora, se venden 75 dólares de software ilegales”.

Así lo dio a conocer el VII Estudio Mundial de Piratería de Software realizado por IDC y Business Software Alliance (BSA) en 2010.

El estudio también indicó que en 2009, incrementó 1% la venta de productos ilegales y las pérdidas ascendieron a 1,056 millones de dólares, en comparación con 2008 cuando las ventas fueron de 823 millones de dólares que representa el 59%.

Imagen: asesorempresarial.com

Imagen: asesorempresarial.com

Dos de los factores que se mencionan en la publicación, por los cuales se incrementó la compra programas informáticos ilegales, es la recesión, y el rápido crecimiento del mercado de los países emergentes como Brasil, India y China, porque en 2009 representaron el 86% del aumento de envíos de computadoras a nivel mundial.

El costo de los programas originales para el ordenador, además, tener que actualizarlos cada que sale al mercado una versión nueva, es la razón por la que Manuel Hernández no adquiere dichos programas de manera legal, expone: “Es una inversión que puedes evitar, es un gasto menos”.

“El precio varía según el programa, el contenido y el disco en el que se graba” así lo mencionó una persona quien no quiso decir su nombre y vende copias ilegales de programas informáticos en dos tianguis de la ciudad de Guadalajara, además explicó: “Los programas originales son muy caros y las personas no los pueden adquirir tan fácil, hay unos que cuestan hasta 3,500 pesos” y en el tianguis se adquieren desde 30 hasta 60 pesos.

Imagen de: tuexperto.com

Imagen de: tuexperto.com

Otra manera de obtener programas para computadora de manera ilícita, es por medio del internet, debido a que, se descarga el software y se adquiere la licencia, todo en una página web, Emmanuel Alejandro Lozano Barrón expresó que no compra los programas porque “tiene internet y son gratis”.

Si se reduce la compra de productos

El estudio realizado en 2009 a 42 países por la ICD y la BSA El beneficio económico de reducir la piratería del software, explicó que si en México se reduce 10% la compra de productos informático ilegales, en dos años las ganancia serían de 3,124 millones de dólares.

Los beneficios de la reducción en la compra de programas ilegales para computadora, van desde la creación de 6,189 nuevos empleos, hasta el incremento en la aportación al Producto Interno Bruto (PIB).

Los beneficios de la reducción en la compra de programas ilegales para computadora, van desde la creación de 6,189 nuevos empleos, hasta el incremento en la aportación al Producto Interno Bruto (PIB).