Parque de la Solidaridad dominguero

Por: Patricia  Ávila

Cada domingo el Parque de la Solidaridad Iberoamericana da alojamiento a las familias tapatías que se reúnen para hacer algo de deporte, celebrar fiestas infantiles o simplemente convivir entre ellos y pasar un buen rato.

Patricia Ávila

Es domingo y la gente ingresa al parque después de pagar sus tres pesos en la entrada, algunas personas se reúnen a las orillas de las canchas de futbol para presenciar los partidos, se percibe el olor de los asadores de quienes se disponen a preparar una carne asada, a lo lejos de escucha el run run del tren panorámico que por cinco pesos ofrece un recorrido de treinta minutos alrededor del Parque de la Solidaridad.

Foto: Patricia Ávila

Foto: Patricia Ávila

Foto: Patricia Ávila

Los niños y no tan niños se pasean en los columpios y resbaladillas mientras los padres de familia los vigilan recostados en el pasto o realizan algo de deporte. Las golosinas también hacen acto de presencia, los carritos de paletas heladas están disponibles para aquellos que quieran refrescarse un poco; triciclos cargados de fruta churritos y salchichas circulan alrededor del parque calmando el antojo que llega a eso del medio día. Se acercan las siete de la tarde y las familias comienzan a irse, algunas exhaustas otras con el apetito satisfecho, la mayoría con una sonrisa en el rostro por el buen sabor de boca que deja la convivencia con la familia o los amigos.

Foto: Patricia Ávila

El Parque de la Solidaridad Iberoamericana fue inaugurado el 18 de julio de 1991 en la primera Reunión Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de los Países Iberoamericanos. Tiene una extensión de 110 hectáreas de las cuales 19.5  son zona de alta densidad forestal,  está construido sobre la antigua presa Osorio, es un recinto recreativo que tiene como objetivo promover la convencía y el deporte. Entre las instalaciones se encuentran un estadio de fútbol y uno de beisbol ambos con cupo para mil 500 personas, canchas de fútbol empastadas y de tierra, pista de bicicrós y un auditorio para tres mil 500 personas.

Foto: Patricia Ávila

Si bien la gran cantidad de áreas verdes resultan atractivas, el Parque de la Solidaridad también tiene su lado sucio, pues el río que lo cruza, corre con aguas negras llenas de residuos, y existe considerable acumulación de basura en las afueras del parque.

Foto: Patricia Ávila

Foto: Patricia Ávila

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s