Recreación o consumismo. Plazas públicas o centros comerciales

Editoral  

Tiempos de Enfoque  

Centro Histórico de la ciudad de Guadalajara. Espacio de todos. Foto: Alejandra Pedroza Marchena

Tienes un pendiente por hacer y te das cuenta que vas adelantado (a)  por unas dos horas. Volver a tu casa sería más pérdida de tiempo, vienes con tu hermana menor o tu sobrina y además, justo (a) en dinero. Por tu camino está un centro comercial prestigiado, al que también llamamos plaza, decides entrar para pasar tus dos horas libres ahí.  

A tu paso se atraviesan tiendas de mascotas, máquinas de juegos, jugueterías, a la pequeña niña se le antoja que le compres todo cuanto mira. Tú, en el intento de evitar enfados las próximas horas vas a la nevería más cercana y vaya sorpresa te llevas al mirar que tu presupuesto no te alcanza ni para eso. Consigues entretener a la niña con los juegos de tu celular, pretendes leer y esos cuchicheos que se encierran en el centro comercial no te concedieron concentración.  

Cine al interior de Plaza Andares en Guadalajara. Foto: skyscrapercity.com

Ahora supongamos que en lugar de un centro comercial llegas a una plaza pública, pero antes compras dos helados de precio razonable a tu bolsillo. Te sientas a leer el periódico y entre cada hojeada miras como tu pequeña acompañante se divierte corriendo entre las palomas o tronando las burbujas que salen de los soplidos de quienes las venden.  

Ambos sitios son coloquialmente llamados plazas, en los dos comúnmente hay reunión colectiva. La diferencia radica en que los centros de comercio son de iniciativa privada mientras que los las plazas son de cualquiera que pise su suelo, se mantienen del dinero público.  

Plaza de Armas en Guadalajara. Foto: Alejandra Pedroza Marchena

Para asistir a un centro comercial es necesario tener dinero en los bolsillos. A qué se va si no es con la idea de hacer compras. A excepción de algunos locales como cafeterías dentro de estos espacios, no hay lugares que permitan el esparcimiento, pues el pensamiento está ocupado al pendiente del producto o servicio que se va adquirir. Por otro lado, las plazas públicas son un buen lugar para correr, reír, mirar, leer, platicar e incluso pensar. No se necesita mas que ganas. Quizá esta es una de las diferencias cruciales, el centro comercial encuentra su objetivo en el consumismo y la plaza pública en la recreación. Asimismo, puede que esta sea una de las razones por la cual se evidencia la diferencia de clases sociales entre las personas que asisten a una y a otra.  

Los centros comerciales surgieron en los suburbios de las ciudades de Estados Unidos, de inicio se organizaron en carros, antes de la Segunda Guerra Mundial. Para 1987 había un total de 30 600 centro en ese país, así lo cuenta Herbert Shiller. Los espacios públicos en cambio, desde la época colonial en México, sirvieron como centros de reunión de familias que disfrutaban de bandas musicales en vivo, así como jóvenes que daban vuelta al lugar buscando conquistas.  

Antigua Plaza de Armas en Guadalajara Foto: flickr.com/photos/21596423@N05/

Es evidente que entre las nuevas generaciones ha cambiado la manera de divertirse y por tanto, se ha trasladado la concurrencia y el entretenimiento de los espacios públicos a los centros comerciales. Este abandono es tanto de los ciudadanos como de las autoridades, entonces se entra en un círculo difícil de inseguridad y descuido. Las autoridades no atienden lo suficiente a los espacios públicos porque éstos son poco concurridos, y a su vez, las personas no asisten a los sitios callejeros porque las autoridades no les garantizan seguridad.  

En medio de este círculo podríamos culpar al de al lado o al de enfrente. Pero si la iniciativa no es personal, las posibilidades de recuperar nuestros sitios disminuirán. Utilicemos estos lugares que están ahí para nosotros y que no se pide nada al entrar y además poseen una fuerte carga histórica. ¿Quién más si no eres tú? Tú eres el dueño.  

Interior del Parque Morelos. Espacio Público. Foto: Juan Rocha

Anuncios

2 pensamientos en “Recreación o consumismo. Plazas públicas o centros comerciales

  1. Que se avienten a hacer editoriales es un paso, escalón, lo que sea, pa´ delante… sólo que falta la emicidad, como algo más eeem exhortador, más de por mis huevos, mejor dicho ovarios, menciono esto!! igual ya saben que soy medio peje profundo no me haga muchos caso. Con la última foto me acorde de Juan Pablo Meneses

  2. realment la editorial llama mucho, pues es una situacion q a la gran mayoría nos ha pasado, y al leerla claro q iba acordandom d situaciones, definitivo, es necesario que las personas conozcamos más de todo lo q los espacios públicos ofrecen, y no solo dejarnos llevar x el consumismo, y x los aparadores bonitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s