Agentes de vialidad y su compromiso con los tapatíos

Por: Patricia Ávila   

Se encuentran en los cruces de calles y avenidas más circuladas de la ciudad, podemos reconocerlos  por su distintivo uniforme: camisa blanca, pantalón azul marino con franjas blancas a los costados y calzado negro, acompañados de un chaleco naranja. Un silbato es su principal instrumento de trabajo.   

Foto: Internet

 

 Los agentes de transito no sólo están ahí para levantar infracciones y regular el transito de los automoviles, el reglamento de la ley de los servicios de vialidad transito y trasporte del estado de Jalisco, establece en su articulo 25 las funciones de la policía de vialidad y transito, las cuales van más allá de la regulación del tráfico vehicular. Es deber  del policía vial cuidar de la seguridad y el respeto del peatón en las vías públicas, dando siempre preferencia a éste sobre los vehículos. Debe informar y orientar a quienes transiten por las calles de la ciudad, colaborar con la población en general con el fin de prevenir accidentes viales, así como auxiliar a los afectados cuando éstos ocurran, y por supuesto vigilar que se cumplan con las reglas de vialidad y transito.   

Al encontrarnos con los policías viales mientras transitamos por las calles, ya sea como peatones o automovilistas, podemos llegar a ser apáticos, amables o simplemente indiferentes con ellos. Algunos agentes son cordiales con las personas, otros hacen caso omiso a las necesidades de quienes circulan a su alrededor.   

Foto: Internet

 

José (quien pidió que se omitieran sus apellidos), fue agente de transito por un año, comenta que durante este periodo se encontró con gente de todo tipo, personas agradables, y no faltó quien lo insultara cuando tuvo la oportunidad “una vez, me encontraba en un momento de descanso, pasó un chavo en su carro y me dijo: pareces maniquí y yo le conteste: tu pareces un pendejo”, de sus experiencias agradables comenta “una ves se le quedó el carro a una señora y le ayudamos a empujarlo, fue muy amable con nosotros, a veces pasaban las muchachas y me aventaban besos, hubo una señora que me dijo chiquitito”.   

Foto: Nydia Colin

 

José platica que durante su preparación recibió clases teóricas, entre las que se encuentran: ley reglamento, marco jurídico, seguridad publica, defensa personal, además de que debía hacer una hora diaria de ejercicio a partir de las 7:00AM. Al preguntarle por que eligió éste trabajo dice “por que me gusta servir a la comunidad”.   

Con el tráfico y el estrés que invade las calles de la ciudad en horas pico, puede haber inconformidades por parte de peatones, automovilistas y policías viales, en ocasiones estas inconformidades se exteriorizan de manera verbal o a través del claxon, quizá con el respeto mutuo todo fluya mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s