Están para todos, aunque pocos las atiendan: Señales viales

Por: Alejandra Pedroza Marchena

Las hay blancas rojas, azules; con forma de pentágono, rectángulo y hasta de mano. Son cortas, en movimiento, ruidosas. Ellas están alrededor de todo aquel que ande por las calles. Pretenden ser útiles en la organización de localidades y caminos, son las mismas aquí y en cualquier parte del mundo (a excepción de cambios en letras o colores). Se llaman señales viales y la Secretaria de Vialidad y Transporte del estado de Jalisco (SVyT) las difunde en nueve tipos:

-PREVENTIVAS:  Informan sobre algún peligro o cambio próximo en el camino

-RESTRICTIVAS:  Indican limitaciones en el tránsito y en las vías públicas

-INFORMATIVAS: Para la ubicación de servicios y lugares turísticos

-INFORMATIVAS DE DESTINO: Ayudan a la ubicación de localidades

-INFORMATIVAS DE OBRA:  Son provisionales y aparte de anunciar construcciones, indican desvío de tránsito

-ELECTROMECÁNICAS: Semáforos

-HUMANAS: Las ejecuta tanto el agente de tránsito como los conductores

-SONORAS:  Propias del agente vial, emergen de un silbato

-MARCAS EN EL PAVIMENTO:

Las señales viales se alcanzan a distinguir a cada paso y a cada acelere. Para algunas personas  sirven como referentes al andar en las calles, sin embargo,  la mayoría de los habitantes de esta ciudad, con indiferencia,  las toman como un  elemento cotidiano en el entorno, sin considerar su significado. Tal como expresa Alfredo Torres,  Coordinador de la Dirección de Cultura Vial de la SVyT; al preguntarle la respuesta de los ciudadanos hacia los señalamientos viales, contestó con una negación en su cabeza mirando abajo: “Acuérdate que estamos en México”.

A decir de Alfredo Torres, quien se encarga de poner y regular estos señalamientos es la Dirección de Infraestructura Vial. Empero, el coordinador resalta que la responsabilidad es de todos; apunta que la secretaría es constante al proveer señalamientos, así como campañas de cultura vial donde se revisan sus utilidades y a esto le falta consciencia por parte de la población así como su respeto a las señales mismas.

Alcohol, volante y emociones: combinación que involucra jóvenes

Por: Andrea Y. Martínez Parrilla.  

Con información de: Sofía L. Bejarano  

Al alcohol y al volante, sumémosle el estado anímico en el que se encuentran los jóvenes; triste, enojado o contento, ¿cómo conduces?    

Un hombre joven conduce un automóvil en estado de ebriedad. Usa cinturón de seguridad, no se pasa ningún alto, en fin, no comete ninguna infracción. Casualmente, lo interceptan para realizarle la prueba de alcoholemia para un estudio que realiza el CEPAJ (Centro Estatal para la Prevención de Accidentes en Jalisco).  El joven, rebasa el límite de alcohol en sangre al cuádruple y, sin embargo,  no pasa nada. “No podías hacerle nada porque es un estudio y nada más lo paraste al azar (…) La ley dice que para parar un auto y aplicarle una multa por alcoholemia la persona tiene que cometer una infracción y el chavo nada de nada. Como prevención, sólo le aconsejamos que le hablara a un familiar.” Esto lo explica Víctor Hugo Gutiérrez Martínez, Jefe de Vinculación del CEPAJ, quien estuvo en uno de los operativos de alcoholemia que se realizan los fines de semana en la Zona Metropolitana de Guadalajara.  

   

Los accidentes viales continúan. En el primer trimestre de este 2010, hubo 220 accidentes viales; 70 jóvenes estuvieron involucrados y 23 de ellos, presentaron alcohol en sangre (datos del Centro Estatal para la Prevención de Accidentes, CEPAJ).  Las causas los accidentes viales pueden ser varias, pero el alcohol sigue estando presente. La concientización respecto a esto, no ha sido captada por la mayoría de los jóvenes y argumenta Víctor Hugo Gutiérrez Martínez que es porque: “No le hemos sabido llegar a los jóvenes y nos lo dice el Asesor internacional en seguridad vial Roy Rojas.”   

Las muertes y lesiones causadas por los accidentes viales y su relación con el alcohol son una problemática mundial que se agudiza en los países que están en vías de desarrollo. (Organización Mundial de la Salud). Imagen:barranquilla.gov.co

 

De arriba abajo, de abajo a arriba: emociones en los jóvenes  

Por su parte, Fernando Vázquez Zamora, -titular de la Coordinación de Servicios Juveniles del Instituto Jalisciense de la Juventud (IJJ)- argumenta que la combinación de alcohol y volante tiene que ver con las emociones: “El gran problema en el consumo de alcohol tiene un que ver con los sentimientos. Los jóvenes, cambian rápidamente sus estados de ánimo y son más propensos a las adicciones y en consecuencia a los accidentes.”  

"El gran problema en el consumo de alcohol tiene un que ver con los sentimientos" dice Fernando Vázquez. Imagen: reflexionesparaautoayuda.blogspot.com/

 

Ante esta situación, la Licenciada en Psicología Carolina Ávila argumenta que el estado anímico de las personas sí podría provocar una mayor incidencia en los accidentes viales. No obstante, esta psicóloga, se enfoca a que principalmente, el cambio repentino de las emociones puede generar distracciones: “El estado anímico es la pulsión, el empuje (…) Si no está ubicado en sus cinco sentidos -el joven-  influye al 100%.” Asimismo, Carolina Ávila,  señala que hoy en día en esencia esto se cuestiona  por el estrés.  

Como solución, Carolina Ávila señala que “se esté en el estado óptimo” e incluso a que se ayude con terapias a reconocer los diversos estados de ánimo y a su vez, controlarlos.  

En México, por accidentes viales, cada año mueren alrededor de 20 mil personas. El 48% de estos accidentes tiene que ver con el alcohol. Imagen: .cineterapiaadolescentes.wordpress.com

 

Bajo este contexto, aún se discuten las posibles reformas de la llamada “Ley antiborrachos.” El gobernador del estado de Jalisco, Emilio González Márquez ha enviado al Congreso del Estado sus observaciones y modificaciones. Por lo que corresponde al congreso, éste ha aprobado algunos aspectos de las reformas, -por ejemplo, el que la venta de alcohol en bares y antros sea hasta las 4:00 AM-, aún así, quedan otros por aprobar y  esto sucederá hasta el 10 de julio. De ser así, la “Ley antiborrachos”, entrará en vigor hasta agosto, justo 30 días después de ser aprobada.  

Más del tema aquí: https://tiemposdeenfoque.wordpress.com/2010/06/24/alcohol-y-volante-cpmbinacion-que-involucra-a-jovenes/

Los nómadas del hartazgo. La vida sobre el ferrocarril: Crónica de los que se van

Por: Saúl Justino Prieto Mendoza y Rubén C. Díaz Ramírez

La primera parte de este texto aquí: https://tiemposdeenfoque.wordpress.com/2010/06/26/los-nomadas-del-hartazgo-la-vida-sobre-el-ferrocarril-cronica-de-los-que-se-van/

La bestia de hierro del Mayab, es una de las nueve empresas concesionadas para operar el ferrocarril, luego que Ernesto Zedillo privatizara el servicio en 1995. La línea del Mayab termina hasta el estado de Oaxaca, una vez allí el Rulis tostado por el sol del sur y el extremo calor de los fierros calientes sobre los cuales viaja, salta del tren en un despoblado, para volver a subir pero ahora en el ferrocarril del Istmo de Tehuantepec que lo llevará a repetir la operación para tomar el sistema Ferrosur, llegar al centro del país y de nuevo subir a un tren de  Ferromex hacia la frontera norte hasta Mexicali.

Sobre un vagón de Norte de México, el Rulis reflexionaba sobre su destino y la suerte que tuvo, primero agradeció no toparse a ningún Mara y agradeció también el no ser objeto de algún secuestro, como los perpetrados por los Zetas en el sur de México en contubernio con algunos guardias del ferrocarril y las mismas autoridades mexicanas, como se consigna en la revista Proceso 1714 y lo determina el Informe especial de la Comisión Nacional de Derechos Humanos sobre los casos de secuestro en contra de migrantes. Se señala que de septiembre de 2008 a febrero de 2009 se cometieron 9,758 secuestros a transmigrantes (alrededor de 55 por día). Más del 90% fueron plagiados por bandas organizadas.

Foto: Saúl Mendoza.

Del total de crímenes sólo en 2,535 casos se estableció el lugar en donde se realizaron: las instalaciones del sistema ferroviario. También se especifica cómo los secuestrados son violados y en varios casos se les niega la comida y el agua.

Todo ello lo conocía de sobra el Rulis, pero para él, viajando ahora por la costa del pacifico, su única preocupación era saltar hacia los Estados Unidos y encontrar trabajo. Allí, en la frontera, murieron 1016 transmigrantes desde el año 1999 a septiembre de 2008 según el INM. Rulis podría ser uno de ellos.

Juan Carlos

El éxodo no alcanza sólo a los originarios de Centroamérica. Dentro de la República se llevan a cabo movimientos migratorios provocados por la falta de empleo, inseguridad, inestabilidad política y los procesos globalizantes de la fuerza de trabajo, comentan Stephen Castles y Mark J. Miller en su libro “La era de la migración” del año 2007.

Juan Carlos es oriundo de Querétaro en donde subió al ferrocarril de Ferromex. Partió un día de febrero, portando pantalones azules, una playera que evoca con nostalgia a Emiliano Zapata, una gorra roja y una mochila verde en donde carga una botella de refresco que usará tantas veces que suba y baje del ferrocarril.

Juan Carlos ahora está harto, después de tres meses de soportar temperaturas extremas, del lúgubre frío al infernal calor del metal de los vagones, mirar acompañantes muertos entre las vías, que cometen el error mortal de no apoyarse en la escalerilla y resbalar directamente a las ruedas del ferrocarril que pasan inevitablemente por el cuerpo del trampa que nunca llegará a su destino. Después del suceso estuvo más atento que nunca de dónde pisaba para bajar y subir del transporte.

Llegó a Guadalajara y de ahí partió a Manzanillo, donde se constató que la situación es la misma: personas desempleadas que tratan de sobrevivir en un lugar donde preponderan las exigencias y carecen las oportunidades. Regresó de oeste a este por el ferrocarril, pasó de nuevo por Guadalajara y bajó en la estación de Ocotlán. Ahí conversaba bajo la sombra de un árbol con un joven que viste ropas oscuras, de tez morena y bigote mancebo, ahora inclina su mirada apoyándose en sus brazos. Juan Carlos está de pie, espera el próximo ferrocarril, se dirige hacia Irapuato donde se desviará para llegar a Querétaro, para dar fin a su estropeada travesía.

Ni siquiera piensa en ir a Estado Unidos  “¡no! está bien lejos”. Quién se arriesgaría a ser detenido en la frontera norte como los 728 692 mexicanos repatriados del  inicio de 2009 a marzo de 2010 (INM).

Foto: Rubén Díaz.

En Ocotlán bajaron junto a un hondureño que lleva más tiempo andando; él está parado en el cruce del flujo vehicular y las vías del ferrocarril, se acerca a los autos a pedir una ayuda para comer. “A veces los policías que pasan te dicen que te quites”. Juan les responde que le den un trabajo, para poder salir adelante, sólo pide eso  para continuar en su lucha, a pesar de la opresión de los encargados del orden público.

Ahora Juan Carlos espera a que den las 6 de la tarde para abordar el ferrocarril que lo regresará a casa, “a ver si me quieren de regreso”.

Juan es un mexicano que se convierte en transmigrante dentro de su propio país, en donde se expone a los mismos riesgos que los trampas extranjeros, con la diferencia de que a ellos se les conceptualiza como delincuentes por buscar sobrevivir.  

Destinos del ferrocarril en la frontera norte. Imagen: ferromex.com.mx

Agentes de vialidad y su compromiso con los tapatíos

Por: Patricia Ávila   

Se encuentran en los cruces de calles y avenidas más circuladas de la ciudad, podemos reconocerlos  por su distintivo uniforme: camisa blanca, pantalón azul marino con franjas blancas a los costados y calzado negro, acompañados de un chaleco naranja. Un silbato es su principal instrumento de trabajo.   

Foto: Internet

 

 Los agentes de transito no sólo están ahí para levantar infracciones y regular el transito de los automoviles, el reglamento de la ley de los servicios de vialidad transito y trasporte del estado de Jalisco, establece en su articulo 25 las funciones de la policía de vialidad y transito, las cuales van más allá de la regulación del tráfico vehicular. Es deber  del policía vial cuidar de la seguridad y el respeto del peatón en las vías públicas, dando siempre preferencia a éste sobre los vehículos. Debe informar y orientar a quienes transiten por las calles de la ciudad, colaborar con la población en general con el fin de prevenir accidentes viales, así como auxiliar a los afectados cuando éstos ocurran, y por supuesto vigilar que se cumplan con las reglas de vialidad y transito.   

Al encontrarnos con los policías viales mientras transitamos por las calles, ya sea como peatones o automovilistas, podemos llegar a ser apáticos, amables o simplemente indiferentes con ellos. Algunos agentes son cordiales con las personas, otros hacen caso omiso a las necesidades de quienes circulan a su alrededor.   

Foto: Internet

 

José (quien pidió que se omitieran sus apellidos), fue agente de transito por un año, comenta que durante este periodo se encontró con gente de todo tipo, personas agradables, y no faltó quien lo insultara cuando tuvo la oportunidad “una vez, me encontraba en un momento de descanso, pasó un chavo en su carro y me dijo: pareces maniquí y yo le conteste: tu pareces un pendejo”, de sus experiencias agradables comenta “una ves se le quedó el carro a una señora y le ayudamos a empujarlo, fue muy amable con nosotros, a veces pasaban las muchachas y me aventaban besos, hubo una señora que me dijo chiquitito”.   

Foto: Nydia Colin

 

José platica que durante su preparación recibió clases teóricas, entre las que se encuentran: ley reglamento, marco jurídico, seguridad publica, defensa personal, además de que debía hacer una hora diaria de ejercicio a partir de las 7:00AM. Al preguntarle por que eligió éste trabajo dice “por que me gusta servir a la comunidad”.   

Con el tráfico y el estrés que invade las calles de la ciudad en horas pico, puede haber inconformidades por parte de peatones, automovilistas y policías viales, en ocasiones estas inconformidades se exteriorizan de manera verbal o a través del claxon, quizá con el respeto mutuo todo fluya mejor.

Los nómadas del hartazgo. La vida sobre el ferrocarril: Crónica de los que se van

Por: Saúl Justino Prieto Mendoza y Rubén C. Díaz Ramírez  

Iban pal norte, porque en el sur el hambre les estaba comiendo la vida. Aunque podrían morirse en el camino volaban sobre el ferrocarril hacia la jaula de oro.  

Cada año miles de personas salen de su lugar de origen arriesgando su vida por tratar de mejorarla; entre rieles, vías, vagones, ruedas metálicas, policías, zetas y maras.  

Son conocidos como trampas¸ en cambio la Ley General de Población en México define en su artículo 161 que “La internación de extranjeros y extranjeras en tránsito hacia otro país” se le llama transmigración. Sin embargo, el permiso de internarse en el país debe ser autorizado por la Secretaría de Gobernación. Los trampas carecen de ese permiso por lo que son transmigrantes indocumentados.  

El año pasado 67 282 extranjeros se alojaron en las 48 estaciones migratorias de los cuales más del 90% son centroamericanos,  según datos del Boletín mensual de estadísticas 2009 del Instituto Nacional de Migración (INM). El “alojamiento” implica la detención del transmigrante que “carezca de permiso de admisión al país hacia donde se dirige”. Como está establecido en la Ley General de Población.  

Por consiguiente serán enviados a su país. Según el INM, de los casi 67 mil inmigrantes alojados, 63 324 fueron expulsados del país, el 95% de éstos radican en Centroamérica.  

Vías de entrada de los transmigrantes centroamericanos. Imagen: ferrosur.com.mx

 

El Rulis  

Cada palabra que sale de su boca es lenta, le dice “adiós” aunque sabe bien que su madre ya no le escucha, los años. Sale de su  bohío  de madera y de golpe siente un poco de frescor, es de mañana en plena primavera, es marzo. Él como muchos, parte ese mes desde Guatemala. Según el Boletín mensual de estadísticas migratorias del INM en marzo de 2010 entraron al país 12,999 transmigrantes,  el Rulis entre ellos.  

 El Grupo de Perspectivas de Desarrollo del Banco Mundial indica que 23,391 millones de dólares del 2003 a enero de 2010  son enviados como remesas a Guatemala, Rulis va con esa intención, mantener a su madre y a él mismo, su única familia.  

Desde Ciudad Hidalgo en Guatemala podría subir al tren, pero es difícil pasar la frontera en ese medio, prefiere  caminar hasta llegar a la frontera con el  Naranjo, Chiapas. Existe servicio de polleros pero prefiere ir solo.  

Sin embargo una vez en la frontera con México, y aún en su país, entre los pastizales se encontró con seis o siete personas más, niños y adultos, mujeres y hombres. Aunque la mayoría de los transmigrantes entrantes en ese marzo fueron adultos (6,850), también pasaron hacia Chiapas 406 menores de 18 años, 306 hombres y 100 mujeres, de los cuales 13 no iban acompañados.  

Pronto el Rulis estuvo en el estado de Chiapas, se dio cuenta que su gorra naranja fosforescente y su camisa roja no le favorecían  en medio de aquel verdor de selva. A pesar de ser fornido, no era alto, medía un metro y sesenta. Su piel morena se perdía por los matorrales. Por fin pudo burlar a los agentes de migración y llegó junto a las vías del ferrocarril, que no son resguardadas por alguna autoridad gubernamental. Esto se explica en el Reglamento de Servicio Ferroviario que responsabiliza de la seguridad a las empresas ferrocarrileras y en numerosos casos los guardias permiten el abordaje de los trampas¸ hacen caso omiso de su competencia. Por eso es que los trenes son abordados por miles de transmigrantes indocumentados que prefieren viajar al margen de cualquier ley que bajo la legislación mexicana.  

Paso de las vías por la Zona Occidente del país. Imagen: ferromex.com.mx

 

La máquina de acero se acercaba estruendosa. Tiembla la tierra, se sacude, de pronto vibra con poder, y Rulis acompasa los latidos de su corazón con el ruido chillón de los vagones de metal. Como por generación espontanea, de los lados de la vía aparecen un sinfín de personas que corren buscando las escaleras de algún vagón para subir. Rulis se reprocha no haber ido hasta la estación de Tapachula, ahora ya no hay tiempo para vacilar. A la una corre tras las escaleras; a las dos, ¡alcánzalas! , estorba el sudor pero la gorra naranja ayuda a retenerlo. Un brinco. Está sobre la bestia…  

Este texto continúa aquí:  https://tiemposdeenfoque.wordpress.com/2010/06/27/los-nomadas-del-hartazgo-la-vida-sobre-el-ferrocarril-cronica-de-los-que-se-van-2/

Educación vial a nivel primaria

Por: Lucia Castillo Sánchez

En México, según un estudio realizado en 2005 por la Dirección General de Información en Salud de la Secretaría de Salud, para el año 2003  el 7.8% de niños entre 8 y 10 años murieron a causa de un accidente de vehículo de motor, y el 7.0% murió como “peatón lesionado en accidente de vehículo de motor”, correspondiéndole a Jalisco el 3.8% de ese tipo de defunciones, las cuales se colocaron en ese tiempo como la segunda causa de muerte en los infantes.

Entonces ¿Cómo es la cultura vial que se imparte en las primarias a los niños?

El siguiente video pretende responder esta cuestión

Esto fue lo que dijo Alfredo Torres de la Secretaría de Vialidad y Transportes en Jalisco acerca de los cursos de vialidad en primarias: “A los niños les hacemos un juego que se denomina “Juego de Tránsito”, donde les ponemos a hacer carritos de cartón, pintando las vías públicas, explicándole a los niños cada señalamiento y lo que tienen que hacer”. Las pláticas duran de una a dos horas, tienen diez años impartiéndose dentro del estado, principalmente en la zona metropolitana.

La serva padrona en Guadalajara.

Por: Andrea Y. Martínez Parrilla.

La noche del 23 de junio la “sirvienta patrona” se presentó en el Teatro Degollado. Acompañados del Ensamble Filarmónico de Guadalajara A.C. (Orquesta de cámara) se presentaron los cantantes Antonio Hermosillo Villalobos y Dolores Moreno Azpeita quienes interpretaron a Uberto y Serpina –respectivamente.- Además del actor Rubén Salvador Pérez, quien interpretó al personaje mudo de la ópera, Vespone.

A la izquierda, Uberto, caracterizado por Antonio Hermosillo Villalobos. A la derecha, Vespone, interpretado por Rubén Salvador Pérez. Foto: Laabim Sandoval.

La noche comenzó con el Canon en re mayor de Johann Pachelbel, interpretado por el Ensamble Filarmónico de Guadalajara. Den clic y escuchen un fragmento de esta interpretación:

 

Posteriormente, dio inicio la primera parte de La Serva padrona. En el intermedio, nuevamente El Ensamble Filarmónico intervino, esta vez, con el Concierto para Oboe  y orquesta de cuerda de Benedetto Marcello, donde se incluyó la participación de la solista Carrie Ellen Smith, quien tocó el oboe.

La ópera de “La sirvienta patrona”, culminó tras casi hora y media de duración. Las personas que asistieron, no lograron llenar el lugar. Sólo en la parte central del Teatro, había cerca de 100 personas, por lo que ahí, más de 300 lugares quedaron vacíos. Al término del evento, Dolores Moreno Azpeitia expresó el agradecimiento al público y a todos los que se involucraron en la obra tras haber creído en el proyecto.

Aquí un fragmento del aria Stizzoso mio stizzoso interpretada en la obra por Dolores Moreno Azpeitia.

Traducida al español, esto dice el aria.

Rabioso, rabioso mío,
vos sois un jactancioso,
pero de nada os servirá.
Es mejor a mi prohibición
obedecer, y no decir nada.
¡Ssshhh!… Serpina así lo quiere.
Yo creo que me entendéis,
ya que me conocéis
desde hace mucho tiempo.

¿Qué fue La serva padrona?

  La serva padrona pertenece al periodo musical barroco. Giovanni Battista Pergolesi musicalizó el libreto de Gennaro Antonio Federico lo que trajo consigo esta obra,la cual se ubica en el género de la ópera bufa (de comedia). Las óperas bufas solían  ser el intermezzi (intermedio) entre los actos de las óperas serias, por lo que La serva padrona, se estrenó junto con la ópera II Prigionero superbo, del mismo Gennaro Antonio Federico.

 La trama central de esta ópera, parte de la relación de Uberto  con sus sirvientes; Serpina y Vespone. Uberto no está satisfecho con los servicios de Serpina y además, discute frecuentemente con ella. Por ello, Uberto le asigna una tarea a Vespone: que le consiga una novia,  sin embargo Serpina -con algunas trampas y con la ayuda de Vespone-  da la voltereta al asunto y finalmente se casa con Uberto.

Aquí el dueto final de Serpina y Uberto: