Krater: piano, sonidos electrónicos e imágenes se toman de la mano

Por: Alejandra Pedroza Marchena

Krater, logrando la coordinación entre música e imagen se presentaron en el marco del Festival de Mayo en su 13a edición. Foto: myspace.com/kratercrl

Las luces de este sábado 22 de mayo, se han apagado en este lugar. Indicando que algunos minutos después de la hora prevista (8:30 PM), el concierto inicia. Luego de la tercera llamada como en los teatros es, Krater, el cuarteto proveniente de las Islas Canarias, entra para ofrecer un viaje sonoro y visual por su lugar de origen.

Son Luis Ortiz, Raúl González , Cristóbal Montesdeoca y Amanda López vestidos de negro, sobre los escenarios que impone el Teatro Degollado, se acomoda cada cual en su lugar.

A la vista de público un piano negro a la izquierda y tres computadoras del otro extremo, dejando el centro libre , ahí un rectángulo gigante, ahí las proyecciones.

Cada uno de los integrantes muestra su individualidad, se mueven al ritmo de sus propios sonidos que van creando. Los cuales después se coordinan, de tal manera que la gravedad de un ruido complementa a la agudeza de otro.

Lo clásico del piano interrumpe la modernidad de los audios que emanan de la computadora, y prefieren ir tomados se la mano. Esta noche eso se escucha.

Imposible hacer a un lado lo que se ve. Es un concierto audiovisual, Amanda López es la encargada de que a nuestros ojos lleguen imágenes de elementos de la naturaleza. En la primer entrada ofrece movimientos de lava de volcán, parece que ésta baila con la misma suavidad que la música.

La banda presenta algo de "Harmonic Tremor" proyecto que va desde la armonía a la tensión. Foto: videoartencanarias.wordpress

Desde los palcos, una joven sentada frente a un foco que aluza al piso. Ella tiene expresión de queja, se para de su silla y se agacha con afán de tapar la luz, se escucha entre la música un susurrado “me encandila”. Algunos a su alrededor se compadecen e intentan ayudarla con prendas de vestir y papel, no se logra, el foco siguió brillante y la joven con un cuaderno tapa desde su lugar aquel resplandor. A un costado, un hombre de edad adulta le echa una mirada de descontento por las distracciones que con su voz y movimiento, esta chica causa.

Es necesaria la oscuridad para la apreciación visual, y es indispensable el silencio para la concentración auditiva. Pero no son los únicas percepciones que se mezclan.  La mente hace competencia a las cargas simbólicas que entre sonidos y visuales, Krater maneja. Ellos proponen y el público puede dar un significado que prefiera.

Bastante carga simbólica tiene también el acto siguiente. Se ha desalojado el piano y entre el cuarteto, Luis Ortiz quien tiene un proyecto solista llamado LOD, se coordina con el coreógrafo Carmelo Fernández y le meten a la noche movimientos corporales envueltos en “Neuropasta” el trabajo que se presenta.

Es una voz baja, a ratos desesperada que habla en francés lo que se distingue entre lo auditivo. Con esta intensidad Carmelo se mueve tratando de desamarrarse de unos cables. Hace suyo al piso y al viento.

Atrás en la imagen, una marioneta del Ratón Miguelito manipulada por un hombre de tercera edad, encorvado, su sombrero le tapa el rostro. El video sugiere contexto de algún país latinoamericano. El bailarín está en una especie de diálogo no verbal con el suelo y de pronto, una escupida discreta de su boca a la superficie, se levanta con fuerza.

Símbolos universales, imágenes irreconocibles para algunos y familiares en otros . Se trata de significados sonoros y visuales, cada espectador lo ajusta a su percepción.

A la vista un un árbol sin hojas, la proyección recorre detalladamente algunas ramas. Y luego el objeto se fragmenta, después cambia de colores, al instante unas líneas paralelas cubren la fotografía. Ese ha sido el estilo de las dinámicas visuales, el juego con los efectos y éstos apostándole a la música.  Hasta que culmina. Aquel árbol deshojado se congela y la música queda en pausa, luego de un buen grado de intensidad, los suspiros se unieron a este ritmo.

Diez minutos antes de las 10:00 de la noche, el público aplaude, y entre tantos, hay unos quienes que se ponen de pie. Así despiden a Krater, LOD y al mismo Carmelo Fernández.

Vodpod videos no longer available.

Anuncios

4 pensamientos en “Krater: piano, sonidos electrónicos e imágenes se toman de la mano

  1. mi experiencia fue asi: me atrapaba el sonido y me hipnotizaba, las imagenes proyectadas muy adecuadas para la musica, calmada y extraña que me hacia sentir en medio de un viaje influenciado por drogas o un sueño, me molestaba que hubiera interrupciones para aplausos porque me sacaban de mi trance, las luces del teatro, como a la muchacha de la cronica, tambien me molestaban, queria sentir la musica y por eso a ratos cerraba los ojos y a ratos tocaba a mi acompañante para aumentar las senasaciones.

    la musica y los visuales maravillosos
    el teatro y mi angulo de vista regulares
    el bailarin no me gusto pues casi nunca me parecio que hubiera armonia entre sus movimientos y lo que veia o escuchaba
    el acompañante perfecto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s