La Secretaría de Marina,también hace música: Coro y Banda Sinfónica

Por. Andrea Y. Martínez Parrilla.

“Uno pone, Dios dispone y el Diablo lo descompone” Cierto o falso, se crea en Dios o en el Diablo, lo sucedido el 16 de abril, fue casualidad, o “causalidad”, porque nada se descompuso. Al pasar por la calle 16 de Septiembre, y acercarse a la Plaza de Armas, se podía observar que algunas calles estaban cerradas, mientras que por el andador de Pedro Moreno, afuera de la tienda departamental de las dos “efes”  (F de F), se veía un pequeño escenario y al pie de éste, unas cuantas sillas. Además, había unos camioncitos color verde militar, equipos de sonido y también, hombres y mujeres vestidos de blanco y azul marino con casquillos militares (sombreros).

Al toparse con uno de los hombres vestidos así, mi acompañante, le preguntó: -¿Qué va a ver aquí? El hombre, respondió: -Va a estar el Coro y la Banda Sinfónica de la Marina. Después, yo lancé otra pregunta: -¿A qué hora? y me contestó que a las 7:00 PM. Eso llamó nuestra atención pero… Como el calor era apabullante, decidimos ir por un helado, para nuestra desgracia, cuando regresamos a la plaza, ya no había lugar en aquellas sillitas, pero ese no fue impedimento para quedarnos, pues nos instalamos en una banca.

Faltaban pocos minutos para que fueran las 7:00 PM y  los integrantes de la Secretaría de la Marina de México ya hacían pruebas de sonido. El concierto comenzó a la hora pactada y el recorrido  musical fue muy variado, aunque en esencia fueron canciones mexicanas. Primero viajamos al siglo pasado con  O fortuna, de Carl Orff (Perteneciente a la obra Carmina Burana). Luego, de Giuseppe Verdi, se interpretó  La Traviatta. El toque mexicano,arrancó con un popurrí que nos llevó a la época revolucionaria con canciones como La Adelita, La Valentina, La Cucaracha, La Rielera y otras más. Muchos de los espectadores movían su boca y cantaban a la par del Coro y la Banda Sinfónica.

La gente que pasaba, no podía evitar quedarse por lo menos un momentito y escuchar, algunos se iban, pero la mayoría se quedaba, hasta que poco a poco, los espectadores hicimos un gran bulto. El repertorio continúo con la obra de Agustín Lara, Piensa en mí. Lo siguiente, fue un popurrí de puestas en escena, donde se incluyó Memory de la obra Cats.

A continuación, las interpretaciones de Alma mía, Júrame, Ay Jalisco no te rajes, Carta a Eufemia y otras más. Entre tanto: “Y que viva Jalisco, sí señor”, dijo uno de los solistas que en ese momento cantaba, como respuesta, el orgullo regionalista con unos gritos por parte de la gente. “Ya nada más nos queda una”, dijo el Capitán de Corbeta y Director de las agrupaciones, Francisco del Carmen Hernández Ceballos, -quien todo el tiempo intercambiaba palabras con el público y quien nos sacó muchas risas durante el concierto-, pero sólo nos vaciló, faltaban más canciones: El viajero, México en la piel, el Jarabe Tapatío y más, porque la gente los hizo regresar dos veces. Lo último, incluyó; ¡Viva México viva América!, México lindo y querido y como peticiones; Huapango y hasta Por ti, de Andrea Bocelli.

El Teniente Agustín Avilés Delgado, integrante del coro de la marina, -cuya voz es de bajo-, explicó: “Ya tiene más de doce años que no venimos aquí a Guadalajara (…)” De la gente que hoy les escuchó, opinó que es: “Bastante cálida, además el lugar está precioso”. Fuente foto: culturavallartaayuntamiento.blogspot.com

Con aplausos y gritos de pie, apareció el momento de decir adiós. “Ojalá nos vuelvan a invitar” dijo el Capitán y Director, algunas personas gritaron “¡Sí!” y el Director respondió: “No les conviene porque comemos mucho”, la respuesta del público fue con algunas risas. De pronto “Otra, otra…” gritó la gente.  “Pero una nada más eh”, dijo Hernández Ceballos. Las personas, los integrantes del coro y hasta los instrumentos bailamos con el Rico mambo.

Al término del evento, el Capitán de Corbeta y Director, Francisco del Carmen Hernández Ceballos se bajó del escenario y a quienes encontró en su paso, saludó mientras recibió felicitaciones. En ese momento, fue cuando nos dimos cuenta que a quien le habíamos preguntado por el evento, era precisamente él.

La Segunda Maestre, de voz soprano, Noemí Martínez Gutiérrez, apunta que se del evento se queda: “Con la calidez del público, eso siempre es lo más importante”. El Segundo Maestre, de voz barítono, Jorge Gutiérrez Torres, agregó: “El público es el que hace el ambiente”. (Ambos integrantes del coro). Fuente foto: elsiglodetorreon.com.mx

Anuncios

4 pensamientos en “La Secretaría de Marina,también hace música: Coro y Banda Sinfónica

  1. Mis respetos para el Coro y la Banda Sinfónica de la Marina perdí la cuenta de las veces que me “pusieron la piel chinita”, el interpretar tan chido las piezas y además tener tanta humildad para tocar casi 2 horas y a pesar del cansancio regresar a tocar por los gritos de “otra otra” es algo que no cualquier músico tiene, la verdad muy muy chingones…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s