Mucha Lucha mexicana

Por: Patricia Ávila y Lucia Castillo 

“Protege a tu máscara para que ella te pueda proteger a ti”, Mucha Lucha. 

Lo anterior, es una frase que característica de la serie animada “Mucha Lucha”, inspirada en la Lucha Libre mexicana, según indica la web oficial de Fwak!: compañía de animación de Eddie Mort y Lili Chin, ambos creadores de esta serie producida por Warner Bross en Estados Unidos. En su idioma original (ingles) existe una mezcla con el español, se utiliza el llamado spanglish, este es un recurso poco explotado en los capítulos doblados al español. Generalmente la mezcla de idiomas se usa en caricaturas más educativas, en donde se pretende que los niños aprendan  palabras en un dialecto diferente. 

Los protagonistas de Mucha Lucha. Imagen: esmas.com

 

Mucha Lucha, es un producto televisivo novedoso precisamente porque se inspira en la lucha de México. La animación, utiliza elementos identificables en la cultura mexicana, por ejemplo, Frijolito, el nombre de un luchador de la escuela de “Los Rudos” dentro de la serie, la mención de fechas tradicionales como el Día de Muertos, y a la preponderancia que se brinda a personajes emblemáticos para la Lucha mexicana, al aparecer en un capítulo “Blue Demon”. 

Blue Demon en Mucha Lucha. Imagen: imageshack.us

 

La caricatura, es una animación flash de colores variados; los protagonistas son Buena Niña,  Ricochet y La Pulga: tres niños luchadores que se preparan en la escuela “Luchavilla”;  La Pulga y sus amigos representan a los técnicos, es decir, los buenos de la historia, aquellos que son ejemplares en sus acciones, los que siempre vencen. A pesar de que no es la primer animación en tomar la Lucha Libre como tema central, sí es la única de tu tipo en dirigirse al público infantil, se transmite a través de Canal 5 y Cartoon Network. 

Joven, ¿a ti porqué te gusta la Lucha Libre?

Por:  Alejandra Pedroza Marchena 

Cada uno deja su historia y su contexto para adentrarse en la función, donde se forma un comunidad de admiradores y pasiones. 

Foto: Alejandra Pedroza Marchena

 

Luego de la función, regresa a su casa y logra que su ánimo sea relajado, olvida el trabajo y las dificultades.  Así es cada semana, espera con ansias el domingo para hacer a un lado las presiones y disfrutar de la emoción que la Lucha Libre le brinda. 

Marco Godínez tiene 28 años y desde niño carga este gusto: “Empecé viéndola en la tele, después mi papá me llevaba, pero nadie me influenció”.   Supone que su admiración inició por los luchadores “por ver lo cuerpos fuertes arriba del ring, para mí era como algo inalcanzable”. Hasta la fecha guarda la satisfacción de ser un espectador más, admira el trabajo de rudos y técnicos,  aunque admite ser del público tranquilo y respetuoso. 

Caso contrario es el de Nayeli, joven de 18 años. Ella va a las luchas a gritar. Chinga a tu madre es de sus frases más frecuentes, también papasito “porque están bien guapos” confiesa. Ella tiene diez años de gusto por la Lucha Libre, inició gracias a su mamá que la llevaba, ahora va sola y todos los domingos espera dos horas en fila de la Arena Coliseo para comprar sus boletos. 

“Ahora me gusta más porque le encuentro la parte de las antagonías que hay entre buenos y malos,  y creo que eso tienen que ver con nuestra asimilación de la sociedad”. Explica José Alvarado (27 años) otro aficionado a la lucha al que también le gustaba desde pequeño, pero cuanta, antes era una cuestión más fantástica, ahora lo compara con la realidad social.  José como espectador desfoga sus tensiones y en ocasiones grita majaderías motivado por los ruidos de otros. 

Carolina Sandoval tiene 26 años y  los últimos seis ha asistido constantemente a la lucha. Explica que en la Arena Coliseo, el día que van más jóvenes es el martes, “es más social, de echar relajo, vienen más jóvenes y no siempre se puede apreciar la labor de los luchadores. El domingo en cambio, es un ambiente más familiar”. Carolina desde chica veía a los luchadores como súper héroes y ahora admira demasiado la capacidad que tienen para resistir el dolor. 

Foto: Alejandra Pedroza Marchena

 

Estos cuatro jóvenes, además de que su deleite por la lucha libre comenzó desde la infancia, ¿qué otras características tienen en común?. 

Al respecto explica el Dr. Antropólogo Eliseo López Cortés: “Se identifican con ese ambiente, sienten la adrenalina, y sienten alter egos en los luchadores”, agrega que quienes comparten el gusto por la lucha libre, también comparten un temperamento agresivo, el cual se refleja en la lucha. 

Por su parte, el Dr. Sergio Sandoval, especializado en sociología,  comenta que a los jóvenes  y adolescentes les gusta la lucha libre  “pues por definición están buscando una identidad, es fácil que se enganchen de la figura del luchador o de la luchadora porque es lo más cercano en este mundo terrenal a un semidios, a un héroe”. Además explica que el joven tiene fuerza, vigor y energía, al identificarse con los luchadores, que también tienen estas cualidades, imaginariamente está siendo lo que no es. 

Carolina, José Nayeli, Marco y muchos otros jóvenes aficionados a la Lucha Libre podrán coincidir en su gusto desde la infancia, en ver como héroes a los luchadores; también como afirman los académicos, quizá guardan admiración de lo que se quiere ser,  así como agresividad. Lo que es un hecho, es que al momento de los golpes y los gritos, los jóvenes, los adultos y los niños abandonan los cuestionamientos, cada uno deja su historia y su contexto para adentrarse en la función, donde se forma un comunidad admiradores y pasiones, sin preguntar porqué el gusto, sólo sentirlo.

Qué hacer en Guadalajara

Del 29 de abril al 5 de mayo

CINE

AMBULANTE, gira de documentales 2010.  Del 30 de abril al 6 de mayo, 1 de mayo cerrado.  Entrada libre al festival. CINEFORO UNIVERSIDAD Av. Juárez esq. Enrique Díaz de León, piso-1

Más información de las funciones en: http://www.cineforo.udg.mx/

LITERATURA

RECORRIDO NOCTURNO DE LEYENDAS, viernes 30 de abril. Cupo limitado, reservaciones y más información, al 35627036 ext. 2013.  Entrada general de $50. 10:00 PM. CENTRO CULTURAL EL REFUGIO, Donato Guerra #191 Tlaquepaque, Jal.

FOTOGRAFÍA

DEZENFOQUE, OBRA FOTOGRÁFICA DE ALEGRÍA OLIVARES. Lunes a sábado de 8:00AM a 1:00AM, Domingo de 8:00AM a 2:00PM, estará hasta la primera semana de mayo. MIO CARDIO PICADURÍA. Avenida México # 2513,  colonia Ladrón de Guevara (a tres cuadras de López Mateos).

PALOMA VIRTUAL, FOTOGRAFÍA DE RICARDO ALCALÁ. Lunes a viernes de 9:00AM a 8:00PM, estará hasta el 21 de mayo. LARVA. Ocampo # 120, esquina avenida Juárez, a un costado de la zona de la biblioteca. Entrada libre.

CONVERSIONES DE TIEMPO Y ESPACIO, FOTOGRAFIAS DE CARLOS ALBERTO RUÍZ. Inauguración el jueves 29 de abril. Entrada libre. 9:00PM. CASA ESCORZA. Escorza  # 83 Col. Centro.

ALL I WANTS IS LIVING FREE, FOTOGRAFIAS DE GIORGIO VIERA. Inauguración el jueves 29 de abril, 9:00PM.CASA ESCORZA. Escorza # 83 Col. Centro. Entrada libre.

RENDIJA TALLER VISUAL, FOTOGRAFIAS SELECCIONADAS PARA LAS AGENDAS 2010. Lunes a viernes de 10:00AM a 8:00PM, sábado y domingo de 10:00AM a 2:00PM, estará el 25 de noviembre.  CASA VALLARTA. Avenida Vallarta # 1668, casi esquina General San Martín. Entrada libre.

MÚSICA

ÓPERA ARMIDA DE GIOACHINO ROSSINI EN VIVO DESDE EL METROPOLITAN DE NUEVA YORK. Sábado primero de mayo 12:00 PM. Boletos de 80 a 250 pesos. TEATRO DIANA. Av. 16 de septiembre  # 710

SELECTRO-ON SHOW CASE. Viernes 30 de Abril. a las 18:00 PM. Entrada gratis. CINEMAS LUMIERE PLAZA ACUEDUCTO. Av. 16 de septiembre  # 710


DANZA

EL MURO; danza de fe. Todos los jueves de mayo 8:30PM. Teatro Experimental de Jalisco, Calzada independencia sur s/n. Entrada general 110 pesos, estudiantes, maestros, discapacitados y tercera edad 80 pesos.

TEATRO

NO TOCAR. Sábado 01 de mayo. Costo de $88. 1:00 PM. Teatro Experimental.

ESCENAS DE UNA MENTIROSA Y SU PERRO. Sábado 01 de mayo. Costo de $100. 8:oo PM. Teatro Experimental.

OPA!… Sábado 01 de mayo. Costo de $99. 6:oo PM. Teatro Guadalajara del IMSS.

Lucha libre: una revisión a su pasado y presente.

Por: Nydia Colín    

“Más que entretenimiento, más que una simple ida a la lucha a mentar madres y ofendernos, es un deporte” así, es la lucha libre para Israel Torres.    

Estudioso del fenómeno de la lucha libre, creador de la tesis basada en la historia esta y la vida de Salvador Lutteroth, maestro y fanático de las arenas, es Israel Torres, invitado especial al V encuentro de especialistas en Colotlán, Jalisco; quien concedió una entrevista para Tiempos de Enfoque.    

Israel Torres en entrevista. Foto: Gabriela Cervantes

 Quizá es poca la difusión que se da a la lucha libre en México, existen grandes confrontaciones en el intento de definirla, deporte para muchos, espectáculo para otros tantos, pero para un especialista, un investigador por años del tema, el concepto es preciso: La lucha libre es un deporte, es espectáculo y es diversión.    

“Un deporte que requiere mucho tiempo de entrenamiento, un espectáculo por el uso de las máscaras, por el enfrentamiento entre los rudos y los técnicos, y una diversión porque el cine, y principalmente la televisión, han hecho que la lucha salga de las arenas” afirma Israel.    

 Y es que la lucha libre, asegura, es necesario visualizarla más allá de las empresas, “los que hacemos la lucha libre somos los aficionados” exclama, y como afición es fundamental el interés por los luchadores y el espectáculo, de lo contrario, “corre el riesgo de terminar muerta” acentúa Torres.    

 El fenómeno, para él, ha tenido una rápida evolución, enfatiza que aún cuando parte de la afición está en contra de la lucha libre de los Estados Unidos, es necesario saber que es ésta un antecedente del espectáculo que hoy se vivencia, puesto que Salvador Lutteroth vio ese deporte en el Liberty Hall, donde existían muchos gladiadores, incluso algunos mexicanos. Los rudos, los técnicos, el ring, los empresarios y los campeonatos mundiales, cuenta, eran prácticas usuales en Estados Unidos desde el siglo XIX, entonces Lutteroth creó un consorcio con elementos y métodos de trabajo mexicano para aprovechar ese ambiente y dotarlo de características propias (los ídolos nacionales, los enmascarados, la fanaticada y los reportajes en la prensa).     

Foto: Internet

 Pero hablar de evolución es marcar grandes diferencias entre el ayer, con la lucha clásica, y el hoy, que para Israel Torres se caracteriza por ser extrema, una lucha -hardcore-, donde hay alambre de púas, vidrios y tachuelas; pero esta clasificación tiene un objetivo que se cumple, y es, que existan aficionados para todo, sea para la lucha clásica, los que prefieran las llaves y las contrallaves, la lucha aérea o bien, la lucha extrema, explica Torres.    

Existe también un fenómeno nuevo dentro de este deporte, y es la lucha entre mujeres, la cual surgió en la década de los 50 con algunas extranjeras, posteriormente con luchadoras como Chela Salazar, Lola dinamita González, Irma González, hasta llegar ahora a una nueva generación de luchadoras que van haciendo su propio espectáculo, “en el caso de la AAA, los mejores luchadores son mujeres, son quienes dan las mejores contiendas” asegura Israel.    

Foto: Internet

Y desde el punto de vista de un especialista y estudioso del tema, Israel Torres ¿Cuál prefiere? “A mi me gusta mas la nueva, la lucha extrema, porque los luchadores que yo vi (…) se ensangrentaban y se golpeaban mucho, y esta cuestión, es algo que se marca principalmente en esta época, que ya casi no hay sangre”.    

 Mucho se habla de que la lucha libre mexicana ha venido cayendo, que ya no es lo mismo por diferentes razones, hay quienes piensan que con la llegada de empresas  como la WWE la mexicana desaparecería, pero Torres cree lo contrario, cuenta que en el momento que comenzaron las transmisiones abiertas de la WWE, el lo veía como “la etapa en la cual los luchadores mexicanos podrían haber dado otro tipo de espectáculo, refiriéndome a la cuestión de la sangre y de las máscaras”.    

Es necesario, insiste, ver la lucha fuera de las empresas, “más allá de la AAA, del Consejo, hay muchas empresas, incluso independientes(…), entonces, la oferta de lucha libre es amplia, y creo que mientras mas estilos se vayan amoldando, luchadores vayan apareciendo y tengan ese deseo de destacar, como era en los años 30 con el Santo(..) habrá lucha libre para rato”.      

 Para Israel, un buen espectáculo de lucha libre es el que implica “que los aficionados siempre tengan la idea de que el espectáculo que están viendo, lleva en juego la vida de los luchadores, y que lo importante es que desfoguen sus tensiones dentro del deporte, pero sin agredir a otros aficionados y mucho menos a los luchadores”.

Lucha libre en el cine mexicano

 Por: Patricia Ávila M.

Momias, vampiros, extraterrestres, hombres lobos, científicos locos, y hasta con el mismo Drácula, a toda clase de monstruos  se han enfrentado los héroes de la lucha libre dentro del cine mexicano. A principios de la década de los 50’s cuando las trasmisiones de la lucha en televisión se volvían más populares y los cómics eran otro producto que les daba popularidad a los ídolos del cuadrilátero, la industria cinematográfica mexicana también, contribuyó en el aumento de esta popularidad presentando las aventuras de luchadores como el Santo el Enmascarado de Plata, Blue Demon y el Mil Mascaras en el séptimo arte, se presentaron cintas en las que estos y otros luchadores, se enfrentaban ante los villanos más extraños.

Foto: internet

Chano Urueta fue el primero en realizar una película de luchadores “la bestia magnifica”, en 1952, en ese mismo año salió a la luz “El luchador estrella” una comedia sobre lucha  libre protagonizada por Adalberto Martínez  “Resortes”  y dirigida por Fernando Cortes, también se produjeron cintas como “Huracán Ramírez” bajo la dirección de Joselito Rodríguez. La primera aparición del Santo como personaje en el cine mexicano fue en 1958, en dos películas filmadas en Cuba “Santo contra el cerebro del mal” “Santo contra los hombres infernales”, las cuales fueron producidas por los hermanos Rodríguez., sin embargo, se considera a la cinta “Santo contra los zombis” de 1961 como la que despuntó la carrera del luchador dentro del cine.

Foto: internet

A diferencia del santo el personaje del Huracán Ramírez fue interpretado por distintos actores en películas como “La venganza del Huracán Ramírez”, “El hijo del Huracán Ramírez” y “Huracán Ramírez contra los terroristas” entre otras.

El mil mascaras filmó 17 películas entre los años 1966 y 1990 entre las que se encuentran “Mil Mascaras”, “las vampiras” y “Campeones Justicieros”.

Foto: internet

Fueron superhéroes sin superpoderes que siempre vencían a sus contrincantes sólo con su destreza y fuerza física sin la necesidad de utilizar armas, siempre preocupados por que prevalecieran la paz y la justicia. Se convirtieron en iconos mexicanos que trascendieron fronteras, ejemplo de ello, el reconocimiento con el que cuentan en países como Francia, Japón y  Turquía en donde se hicieron adaptaciones de algunas películas del Santo.

Mägo de oz en Guadalajara

Por: Sofía L. Bejarano       

Los asientos se visten poco a poco de  negro, sólo se distinguen escasas manchas de otros colores entre ellos. Personas paradas, entrando al recinto o gritándole al amigo que está a unas cuantas butacas de la suya; jóvenes  en su mayoría, intolerantes como lo son casi  todos al esperar algo deseado, gritan a una sola voz el nombre de su banda favorita, esperan a que suene la primera nota que los haga ponerse de pie para comenzar a gritar.       

Algunos integrantes del grupo Mago de oz. Fotogrpafía

 

      

      

      

      

      

      

      

      

     

   

  

Se apagan las luces y la oscuridad invade cada rincón del auditorio; “a las 5 de la tarde del martes once de enero, Haití sufre un violento terremoto” estas palabras rompen el silencio, parece una radio, dando  noticias pasadas, se escuchan los latidos de un  corazón y después comienza la música, salen a escena los nueve integrantes del grupo.       

Es así como la banda española  Mägo de oz inicia el concierto, minutos después de las  8:00 PM en un auditorio casi lleno.       

        

Foto: Internet

 

      

      

      

      

      

      

      

      

     

    

  

La poca iluminación de  este momento,  no deja distinguir  el acomodo de los integrantes del grupo, pero esto no impide que muchas personas saquen sus celulares para comenzar a grabar;  se prenden las luces del escenario y Txus quien se encuentra sentado atrás de su batería, extiende una bandera de México, eso induce a que el público se ponga más eufórico.       

Comienzan a tocar  canciones de su nuevo disco tales como “El latido el de gaia” y “Vodka and roll”; que provocan que los asistentes  se    inmiscuyan entre las  notas musicales que salen de sus instrumentos, después viene “Satania”,  y así las demás canciones, “Maritornes”, “Gaia”, “La posada de los muertos”, “Que el viento sople a tu favor”, “Hasta que el cuerpo aguante”, “Ahora voy a salir”, “Molinos de viento” entre otras más que amenizan la noche.       

El público canta a la par con José Andrea,  en algunos momentos se pierde la voz del vocalista entre la de los asistentes, pero siempre sale a relucir su grito  agudo.       

fotogafía: lamega95.5fm.com

 

        

        

        

        

        

        

        

        

       

       

Patricia (corista del grupo) está arriba  de una plataforma en color negro y, solo baja de ella cuando le toca cantar o para hacer movimientos con las manos, como si tocara un instrumento de cuerdas. En conjunto con Frank, Carlitos, ambos guitarristas,  Peri quien toca el bajo y en algunas ocasiones José Andrea se les une a la coreografía. Fernando con su flauta y Mohamed con su violín entran y salen del escenario, los demás integrantes de la agrupación salvo Txus quien está en la bateria y “Kiskilla” pues toca el teclado,  no tienen un lugar fijo y se mueve animando a los asistentes.       

        

Entre gritos, aplausos,  brincos,  movimientos  de manos de atrás para adelante y el vocalista con la camiseta de México puesta, suena la última  canción “Fiesta pagana”. Cuando termina, nadie quiere que se marchen, pero el final llega  con el silencio de los instrumentos. Ahora, contrario al inicio, se prenden las luces del lugar  para dar término a la presentación.