Insignificancias

Uno de los cuadros en el corto. Foto: media.paperblog.fr

1989. Mil novecientos ochenta y nueve.

Se produce una explosión social en Venezuela, como consecuencia de las medidas del gobierno de Carlos Andrés Pérez. Irán rompe relaciones con Gran Bretaña por la novela de Salman Rushdie ’Versos satánicos’, obra condenada violentamente. En México, murió el intérprete de bolero Pedro Vargas. Alemania presencia la caída del muro de Berlín.

Mientras tanto en Francia, un cortometraje se agrega a al bagaje de producciones fílmicas con el perfil de dicha nación, ¨Foutaises¨, bajo la producción del reconocido cineasta Jean Pierre Jeunet.

“When you are in love with a story, you have to take your time to follow it and to fall in love again one time. You need some time. And I need to be in love with a story because I am going to spend four years of my life inside without pleasure, without seeing anybody, you work 16 hours per day and at the weekend and I need to be in love with each detail.”

El director Pierre. Foto: moviescopemag.com

Director cinematográfico sin necesidad de una formación oficial y/o formal (self-taught), Jean Pierre Jeunet nació el 3 de septiembre de 1953 en Loire, France. Se interesó en el cine, con predilección por el género fantástico, donde la forma es tan importante como el sujeto. Comenzó a dirigir comerciales televisivos y video clips. Fue a sus 33 años cuando Jean Pierre Jeunet dirigió el cortometraje de ¨Foutaises¨, ¨Things I like, things I don´t like¨ , ¨Insignificancias¨en español; en donde se pudo ver la aparición de su actor  fetiche el francés Dominique Pinon, con su rostro elástico que lo caracteriza.

Pinon en un cuadro de la película Delicatessen, también de Pierre. Foto:planetvideo.com.au

Con matices de sepia y blanco y negro, Dominique Pinon, conduce a los espectadores a través de 46 ejemplos sobre lo que le gusta y lo que no le gusta. La música es realizada por Carlos D´Alessio, y también Cludie Ossard aparece con participaciones especiales.

Pinon en su personaje describe situaciones cotidianas de sucederle a cualquiera, lo atractivo radica en que para cada hecho contado, existe una imagen que lo acompaña y profundiza en su descripción, se cuenta con el apoyo con metáforas tanto visuales como verbales. El espectador podrá experimentar una especie de incertidumbre debido a la diversidad de estados de ánimo que el personaje manifiesta (en forma no lineal), y a la concordancia entre contenido y expresión.

El desarrollo de la historia no guarda una línea situacional, ni mucho menos cronológica, lo que provoca poca predicción en la secuencia de acontecimientos. La velocidad de las imágenes, el hecho de que de un momento a otro cambien de rapidez a lentitud, y viceversa, es otro factor que captura la atención del espectador.

Según Jesús García Jiménez, la narrativa audiovisual es la facultad o capacidad que tienes las imágenes visuales y acústicas para contar historias, es decir, para articularse con otras imágenes y elementos portadores de significación hasta configurar discursos constructivos de textos.

De manera más específica, la narrativa es definida por Paul Ricoeur, como el acto de convertir en una serie de formas inteligibles una serie de acontecimientos, provocando que la transmisión, en cualquier soporte, de estas formas genere un conocimiento sobre estos acontecimientos, tal como ocurre en el cortometraje de “insignificancias” a analizar, puesto que acciones tan simples se tornan de un fuerte significado a partir de representarlas con imágenes visuales y acústicas, que por lógica conforman la narrativa audiovisual.

El narrar implica enunciar un discurso para “alguien”  produciendo por consecuencia un relato, el cual no existiría sin una historia, compuesta por dos elementos, el argumento y la trama.

El personaje principal y su narración  tienen una función esencial en la historia, puesto que el argumento,  es decir, el esqueleto, se va estructurando conforme a lo que el protagonista relata. Por tal razón es necesario hacer un detenimiento en el análisis del actor, para lo que se ha tomado como referencia a Omar Rincón en su texto ¨Narrativas mediáticas¨, dentro del capítulo ¨La narración mediática¨  existe un apartado denominado el narrar, que describe las interacciones de los actores, tomando en cuenta aspectos como: los sujetos (productor, actor y audiencia), lo dramatúrgico (argumento, caracterización de los personajes, acciones), intenciones (contextos y finalidades).

De igual manera, para alcanzar minuciosidad en el estudio del protagonista, se recurrió a los planteamientos del mismo texto en el punto de el conflicto, el cual es producido por una carencia inicial, y del que resultan los siguientes: ser humano frente a hombre; ser humano frente a sociedad; ser humano frente a él mismo; ser humano frente a naturaleza; y ser humano frente a destino.

Los gustos y disgustos que el material audiovisual maneja rompe con los esquemas de los estereotipos, menciona algunas descripciones despegadas a algún tipo de convencionalismo acerca de estética.

Esas satisfacciones e insatisfacciones expresadas por el personaje principal, parece que han sido captadas por él de manera empírica (a través de las experiencias de vida), por lo tanto provoca un entendimiento de las situaciones mencionadas por el actor principal, e incluso identificación.

La preponderancia del actor central se logró gracias al manejo mayoritario de planos medios, de conjunto y entero, generando un vínculo íntimo entre el personaje y el posible espectador, si el personaje no fungiera como narrador ese trato personal narrador-espectador.

Aunque los 22 personajes secundarios (actores análogos) lleven una carga de significación, el narrador-personaje no pierde el rol sobresaliente, ya que éste cuenta las situaciones de ellos haciéndolas parte de su vida. Los personajes no existiesen si el protagonista no los hiciera parte de sus experiencias personales.

La variación en los tonos de voz emitidos por el personaje a lo largo del cortometraje, se relacionan con su estado de ánimo, el cual cambia constantemente, conforme a esto, cambian el tipo de tomas, iluminación y movimientos de cámara.

Además el hecho de que el protagonista tome atención en dos perros distintos, que describa al propio con cierta consideración, así como la manera en que dicho actor maneja preponderadamente situaciones cotidianas que para un común denominador de las personas pudieran resultar insignificantes, y el discurso narrativo, apoyado de las imágenes, en los cuales el personaje principal expresa acontecimientos meramente personales sin incluir a algún tipo de familiar directo, o simplemente un compañero de casa (aparte de su perro), son situaciones que denotan la especie de soledad en la que vive el actor primario dentro del corto.

A pesar de la simplicidad del corto, es posible encontrarlo muy arriesgado en su estructura narrativa debido a que su trama es monótona, sin embargo esto también favorece a la creación de una memoria narrativa, ya que sería imposible que alguien al ver el video no recordase por lo menos una insignificancia que el actor narra.

La importancia de los gestos fue dominante, el personaje resulto tan expresivo que muchas de sus acciones fueron contempladas no con palabras, sino con gesticulaciones, que fueron desde risas, gritos, simulaciones de ascos, desesperaciones, inconformidades etc. Eso le dio al personaje una caracterización dramática que logró ser el centro de atención del corto, haciéndolo un personaje atrapante, un genio de la expresión.

Y aunque el corto lleve por título Insignificancias, para el personaje central son muy significativas.

El cortometraje no respeta una continuidad temporal. Sin embargo, no debilita la narración, le otorga explosividad.

Sse logró identificar que las reacciones tanto de satisfacción como de disgusto del protagonista son de manera exaltada, los cambios de un estado de ánimo a otro son muy extremistas y los motivos no son tan trágicos comparados con las reacciones. Estas características cumplen como síntomas principalmente de bipolaridad, debido a los cambios de humor y del estado de ánimo que el actor manifiesta, lo que suele denominarse la labilidad emocional.

Las actitudes del personaje se asocian con esquizofrenia la cual se caracteriza por una mutación sostenida de varios aspectos del funcionamiento psíquico del individuo, principalmente de la conciencia de realidad, y una desorganización neuropsicológica más o menos compleja, en especial de las funciones ejecutivas, que lleva a una dificultad para mantener conductas motivadas y dirigidas a metas, y una significativa disfunción social.

Asimismo el actante primario muestra conductas con tintes de neurosis, término que se usa para referirse a trastornos mentales que distorsionan el pensamiento racional y el funcionamiento a nivel social, familiar y laboral adecuado de las personas.

El personaje principal se caracteriza por sus gesticulaciones. Foto: cndp.fr

**Fragmentos de un análisis realizado por Lucía Castillo Sánchez, Gabriela Cervantes Gutiérrez, G.  Sofía López Bejarano, Andrea Y. Martínez Parrilla, Alejandra Pedroza Marchena y Saúl J. Prieto Mendoza.

Si te interesa el análisis completo, estructurado en introducción, problematización, reflexión -marco teórico-, resultados, conclusiones.. puedes solicitarlo en tiemposdeenfoque@hotmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s